Editorial /

Universidad y vocación

La capacidad instalada en las universidades del país es de alrededor de 76.000 nuevas plazas cada año. En el último proceso de postulación, unos 173.000 bachilleres solicitaron un cupo, el resultado de esta ecuación es 97.000 jóvenes con acceso denegado.
Las universidades recuperaron 13.000 cupos para este año… Pero los cupos siguen faltando.
Dejemos por un momento el tema del ingreso a la universidad y fijémonos en el egreso. Ecuador tiene más abogados que médicos según la Senescyt, que apunta, además, que la mayoría de egresados en Derecho no se dedican a su profesión.
Otras carreras como Comunicación social, Administración de empresas o Psicología, también tienen sobreoferta, están entre las 20 con mayor cantidad de solicitud de cupos.
En contraparte, carreras docentes calificadas como de "interés público", no entran en el top 20.
Gran parte de los problemas de este año se dieron porque los bachilleres eligieron como primera opción una carrera a la que no accedieron, y otros, con mejor orientación vocacional, eligieron una carrera no tradicional, pero con cupos disponibles.
Es allí donde hay que fortalecer el trabajo en la orientación vocacional. Esto no solo les ayudará a captar un cupo en una carrera con mejor proyección, sino además, ayuda al Estado a no invertir en la educación de quienes abandonan sus estudios a medio camino.
También permite la promoción de carreras técnicas, tan necesarias y tan poco valoradas socialmente.
Es momento de cambiar la forma de ver la universidad como el camino para acceder a una profesión tradicional, y empezar a mirar en la academia el camino del desarrollo del país, donde, desde diferentes áreas, nuestros jóvenes aporten con su trabajo al futuro de todos... (O)

Visto 227 veces


Publicidad