Editorial /

Donación de leche materna

Donar leche es salvar vidas. Por séptimo año consecutivo, todos los países del mundo celebran el 19 de mayo el Día Mundial de la Donación de Leche Materna, fecha que busca expandir la donación dirigida a alimentar a aquellos recién nacidos que no pueden ser amamantados por sus madres.
En la Carta de Brasilia del año 2010 el Programa Iberoamericano de Bancos de Leche Humana y la Organización Panamericana de la Salud tomó la iniciativa de instaurar un día especial en el que se reconociera internacionalmente la importancia de la leche materna para todos los bebés.
La leche materna contribuye al desarrollo de los neonatos de bajo peso con riesgo de patología digestiva o intestinal, déficit inmunitario o una salud precaria. También se utiliza después de cirugías del aparato digestivo, puesto que esta leche es más fácil de digerir y facilita la recuperación intestinal. Su consumo disminuye las infecciones generalizadas graves y combate las necrosis intestinales, la causa principal de defunción entre los neonatos.
Las madres que desean donar leche deben estar saludables, estar amamantando favorablemente a sus hijos, no deben fumar ni consumir alcohol. No califican quienes padecen enfermedades crónicas o infecciosas ni las que hayan tenido algún riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.
Las propiedades de la leche materna cambian en el transcurso de un año.  Por esta razón, la leche de donantes una vez recibida, se centraliza en Bancos de Leche para asegurar un equilibrio de nutrientes. Después de centralizarla y hacerle pruebas, la leche se pasteuriza y se envasa antes de ser distribuida a los hospitales. (O)

Visto 274 veces


Publicidad