Editorial /

Maniobras de May

Theresa May extrañó a la opinión pública británica al anunciar que someterá su liderazgo a la voluntad popular con unas elecciones anticipadas que se celebrarán el próximo 8 de junio. Algo oportunista, pero la decisión de la primera ministra parece acertada y audaz. May llegó al poder sin pasar por las urnas tras la dimisión de David Cameron, que se vio obligado a dejar el cargo el pasado junio ante el fracaso de su defensa del “no” en el referéndum en el que se impuso el Brexit.

Con el deseo mayoritario de los votantes, la líder invocó el Artículo 50 para accionar la salida de Reino Unido de la Unión Europea y ahora debe iniciar un difícil compromiso con Bruselas mientras acalla muchas voces críticas en Westminster. May quiere que los británicos le den un mandato directo para dirigir la ruptura de Reino Unido y la Unión Europea.


Se trata de una decisión lógica en un país con gran tradición democrática. Pero, pese a ello, es pertinente puntualizar que la líder conservadora está siendo ventajista. A nadie se le escapa que se ha animado a pedir un repentino adelanto electoral ahora que las encuestas son las más favorables en mucho tiempo para su partido. Según los últimos sondeos, los conservadores aventajan en 21 puntos a los laboristas.


Para adelantar la fecha de los comicios, May ha presentado una moción que recibió el respaldo de 522 parlamentarios frente a 13 que votaron en contra. El resultado era previsible teniendo en cuenta que los “tories” tienen la mayoría y el líder laborista, Jeremy Corbyn, ya aseguró que apoya el adelanto. (O)

Visto 172 veces


Más en esta categoría:

Día Mundial de la Bicicleta La Tierra

Publicidad