Editorial /

Jóvenes en constante progreso

La educación es una de las bazas del desarrollo, el puntal en el que se cifran las esperanzas del futuro, y el Ecuador ha avanzado ha grandes trancos con una estructura consolidada que va desde la gratuidad hasta becas para estudiar en diferentes lugares del mundo.
Las oportunidades, a diferencia del pasado, hoy son para todos. Por suerte aquel sistema de palancas y en el que solo podían estudiar quienes tenían dinero ha sido abolido como deben abolirse todas las cosas que atentan contra el progreso y los derechos.
Lo hecho se traduce en avances reconocidos a nivel nacional e internacional. Las cifras mismo desmontan de manera implacable la serie de falacias que diversos sectores, de forma estéril, han tratado de posicionar en estos meses al respecto. Pero la demagogia se rompe con cifras, con la verdad: además de años de estudiar la escuela, el colegio y la universidad gratis, alrededor de 19 mil chicos del Austro, por referir solo nuestra zona, estudian, becados, en universidades de excelencia en Europa, Asia y Estados Unidos. Hay que analizar las cosas de forma panorámica: antes todo esto era cuando menos impensando, imposible.
Los días de nuestros jóvenes corren entre un constante crecimiento académico e intelectual, entre una estrecha cercanía con la ciencia, la tecnología, la investigación, como jamás había sucedido. De hecho, esas palabras, esos términos, eran ajenos a nuestro lenguaje. Ahora la realidad es otra: los chicos piensan en grande, quieren volar alto y entienden lo que es el progreso y el desarrollo y, sobre todo, saben lo que hay que hacer para conquistarlos. El nuevo concepto de educación ha revolucionado la mentalidad de la ciudadanía. (O)

Visto 189 veces


Publicidad