Ecuador /

Escuche la dolorosa versión de la madre de uno de los menores abusados en Guayaquil

Con frustración e indignación, Marjorie Guevara contó cómo su hijo fue uno de los menores presuntamente abusados en el Colegio Réplica Aguirre Abad. Por momentos, la mujer se quebró y con voz entrecortada dio detalles de cómo su vástago fue agredido sexualmente por un docente.

En entrevista con Radio Pública, Guevara indicó que una vez su hijo regresó de la escuela con una herida en la cabeza, por lo que empezó a averiguar sobre el inusual hecho. Al preguntarle a su hijo, este le contó que un profesor lo había empujado contra la pared. Ella denunció este hecho al Departamento de Consejería Estudiantil (DECE) el 14 de septiembre pasado: “me dijeron que iban a averiguar y nunca me dieron razón”. Luego, su hijo le dijo el nombre de un compañero que estaba siendo abusado. "A ese niño lo toca en el baño y le hace cosas", le dijo el menor.


La madre de familia denunció este hecho a las autoridades; según Guevara, la exrectora (Patricia Cuenca) sabía del tema, pero habría alegado que a los docentes no se los podía sacar del plantel porque ellos podían presentar demandas contra la institución. “A raíz de eso, mi hijo presentó cambios: se volvió agresivo, no hacía caso y me presentaba los cuadernos vacíos. Le pregunté a mi hijo qué estaba pasando con él (...). Mi hijo me contó que un profesor lo estaba tocando, era un profesor de colegio". Una mañana, el niño pudo identificar al maestro de secundaria porque él estaba en la puerta del colegio recibiendo a los estudiantes. Asevera esta madre de familia que nuevamente fue a hablar con la exrectora (en el cargo aquellos días) y que ella de nuevo le dijo que no podía hacer nada.


"A lo que ella me dijo eso, yo le dije: ¿cómo voy a traer a mi hijo aquí, si el abusador está aquí? Yo le dije que iba a denunciar este caso. Ella me encerró con llaves y dio la orden de que no salga". Guevara comenta que supuestamente la exrectora tuvo reuniones con padres de familia para difamarla y decir que ella tenía intereses sobre los profesores. “Fui al DECE y dije que hay más niños, y ellos me dijeron que yo no podía alardear y que no podía decirle a los padres”. Luego de esto, Guevara fue a la casa de cada uno de los padres de familia que su hijo decía eran abusados por los profesores y los niños comenzaron a llorar al comentar lo que los profesores les hicieron. Ellos dieron los nombres de más niños.


Como los menores no sabían el nombre de los profesores, los padres fueron al plantel para pedirle a la rectora que les ayude a identificar a los docentes; tras la solicitud, indicó Guevara, ella solo presentó las hojas de vida donde no constaba la imagen de los docentes. “Con la denuncia presentada, fuimos al colegio con el fiscal y ahí fue cuando nos impidieron ingresar al colegio, ella (la exrectora) sabía que ahí estaban los otros implicados”.


Por pedido de la Fiscalía, Neill B. (profesor) y Máximo M. (inspector) recibieron prisión preventiva el pasado 14 de octubre por el presunto caso de violación. El Ministerio del Interior ofreció una recompensa de $ 10.000 por información que permita localizar al tercer implicado, quien supuestamente escapó el día del allanamiento al colegio.


"Cuando el fiscal entró, detuvo al otro implicado, pero aún faltaban dos más, porque los niños decían que había más... ella (la exrectora) sabía cuál era el otro que mi hijo pudo identificar, no me quiso dar el nombre del que mi hijo identificó y se quedó callada". Al hijo de Guevara se le han realizado exámenes que determinaron que no ha existido penetración. “La rectora me dijo que eso es prueba suficiente porque no ha pasado nada; para darme consuelo, me dijo que lo iba a pasar a mi hijo a la mañana”. Hoy, la exrectora de la Unidad Educativa, Patricia Cuenca, rindió su versión ante el fiscal César Peña por el caso de abuso sexual a menores de edad. (I)

Visto 5614 veces

Modificado por última vez en: