Economía /

Alumnos de la U. Católica rechazan alza de pensiones

Cerca 300 estudiantes de las distintas carreras de la Universidad Católica de Cuenca protestaron ayer por un incremento en el costo de las pensiones. Acompañados de algunos padres de familia se reunieron con representan de la Gobernación del Azuay.

Los alumnos pidieron a las autoridades la suspensión de las matrículas, Javier Rubio, del departamento de conflictos sociales de la Gobernación del Azuay, dijo que desde esta entidad no pueden pedir que se suspendan, pero respaldan la posición de los estudiantes y pidió que se conforme una comisión para que represente al grupo.


A la reunión se sumaron algunos padres de familia que se ven afectados por este incremento. Rebeca Coronel es una madre de familia que paga la pensión de su hija que estudia Psicología, dijo que el rubro por la matrícula que le toca es de 360 dólares e incluye un mes de pensión, es decir 180 dólares. Antes pagaba 85 dólares, dijo.


Los estudiantes encabezados por Lenin Calle, abogado de los universitarios, mostraron los casos de algunos alumnos que trabajan para sustentar a sus familias.


 Fijación
El costo en las pensiones se elevó en un 75 por ciento, debido a que esta institución tiene que ajustar el sueldo a 1.300 dólares a 640, de los 800 profesores que tiene la institución, explicó un vocero.


Enrique Pozo, vicerrector del plantel, dijo que el ajuste se debe a una exigencia del Consejo de Evaluación y Acreditación Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, CEAACES,  y del SENESCYT pues existe un salario básico para los profesores y deben ajustar ese rubro. A pesar del incremento Pozo, dijo que “esta universidad sigue siendo la más barata del Ecuador. Los estudiantes tendrán que acogerse a la medida impuesta por el Gobierno”.


Además, mediante un comunicado de prensa, la universidad pide a los estudiantes que se informen sobre las becas que ofrece el plantel para quienes no puedan pagar los rubros establecidos.


Tras la protesta en el Parque Calderón, estudiantes y padres de familia se dirigieron  desde el Parque Calderón en una marcha hasta la Basílica de la Universidad Católica, donde se produjo un altercado que obligó a cerrar las puertas de atención en matrículas. (MBE)

Posibles cargos legales

Enrique Pozo, vicerrector de la Universidad Católica, dijo que a su despacho no han llegado los estudiantes en busca de explicaciones. “En caso de que  no quieran dialogar e interrumpan las labores universitarias,  como ayer que se cerró la atención en matrículas, tendremos que proceder por la vía legal ya que están atentando contra la propiedad privada”, dijo.


En la actualidad para cubrir los costos reales de carreras los estudiantes deberían invertir 240 dólares de pensión, sin embargo, entendiendo la situación actual seguimos subsidiando el 40 por ciento de éste valor a los estudiantes, con el único fin de seguir contribuyendo con la educación de la juventud ecuatoriana, anotó.


Lenin Calle, abogado de los estudiantes, dijo que se presentará al CES un documento con las firmas de los estudiantes. La idea es tomar acciones durante esta semana, ya que si la matrícula se hace luego del 25 de agosto habrá un recargo del 20 por ciento en el costo actual. Esta situación preocupa  más a los estudiantes que no se matriculan esperando que disminuyan los costos.
 

Cuenca.

Visto 9385 veces


Publicidad