Deportes /

Abel Araujo: “Acá estoy a gusto, al final decidiré mi futuro”

Abel Araujo, en su domicilio en la entrevista con Diario EL TIEMPO.
Abel Araujo, en su domicilio en la entrevista con Diario EL TIEMPO.

Es oriundo de San Lorenzo. De niño, balón que le regalaba su papá, balón que hacía perder o rompía. “Siempre me gustaba jugar y patear una pelota, mi sueño era hacer goles y busqué hacerlo realidad”, confesó Abel Araujo, jugador del Expreso austral, que empieza a ganarse la simpatía de los hinchas colorados.

Araujo llegó a la tienda morlaca en busca de espacio, pues con Emelec, club donde militaba hasta la primera etapa y quien es dueño de su pase, tuvo pocos minutos en cancha; solo entrenaba, no iba ni a la concentración, relata.
El esmeraldeño estuvo ansioso por jugar y, cierto día, cuenta que Marcos Mondaini le dijo que del Deportivo Cuenca le han pedido referencias. Luego, recibió el llamado de los dirigentes del equipo azuayo, habló con su familia y representante, y decidió aceptar la propuesta del Cuenca. “Acepté venir al Cuenca porque la felicidad de todo jugador no es solo estar entrenando, sino estar jugando”, acotó.

Arribo
Araujo, de carácter liviano y sencillo, pero concentrado e impulsivo cuando juega, cuenta que, en su primer día como jugador de colorado, fue el primero en llegar al estadio Alejandro Serrano, pues, le habían dicho que esté antes del entrenamiento para ser presentado al cuerpo técnico, utileros y médicos del club; después, vestido de corto, saltó al gramado para adaptarse a la altura de la Atenas del Ecuador; esta vez no reventó ni perdió el balón.
“De a poco me fui sumando al equipo, acá solo le conocía a Carlos Cuero y a Andrés Oña, por mi paso por el Independiente; al resto tuve que conocerlos, pero no fue nada difícil, ya que me encontré con un grupo muy bueno que está comprometido con el club”, precisó.
Se reconoce que a Araujo le está yendo bien con el club colorado, pues ha sido considerado por el estratega Gabriel Schürrer en el rol titular, y ya lleva un gol marcado. “Por mi posición (puntero derecho) siempre busco estar en el área y eso me da la posibilidad de anotar o habilitar al compañero”, explicó.

Comodidad
“Realmente acá estoy muy cómodo. Todos me han acogido de buena forma, mis compañeros, los directivos, la hinchada y la prensa”, expresó.
En las concentraciones, Abel comparte habitación con Roberto Luzurraga, y juega Playstation con Juan Dinneno y Rubén Cangá. Cuenta que en la última concentración Dinenno, Cangá y él jugaron partidos contra Brian Cucco, y los tres ganaron 10 dólares al argentino. “Esperemos que no estés así en el partido de mañana, le dijimos”, confiesa entre risas.
El volante llegó a Cuenca a préstamo por seis meses desde el cuadro ‘eléctrico’, club dueño de sus derechos deportivos hasta diciembre de este año. “Con ambos clubes termino mis servicios, Emelec tiene opción de compra y, por ende, la primera opción para adquirir mis servicios, pero el Cuenca también está en mis planes, me siento muy a gusto y cómodo acá; mi futuro se conocerá a finales de año”, confesó el jugador que acá vive solo.

Inicios
Abel Araujo inició su carrera futbolística en su natal San Lorenzo, y ahora que tiene 23 años ha dejado su clase en clubes como Orense, Clan Juvenil, Gualaceo, Independiente del Valle, Emelec y en el Deportivo Cuenca. Su debut en la Serie A se dio en el 2012 con la camiseta de los rayados de Sangolguí, pero su primer gol lo hizo con el monarca del George Capwell.
En el fútbol admira a Michael Jackson Quiñónez y a Michael Arroyo, le gusta mucho el estilo de juego de los ecuatorianos. “Uno como jugador siempre ve a los mejores en sus posiciones para guiarse, asimilar y mejorar”, dice. De afuera, Ronaldo, Neymar y Cristiano Ronaldo son sus referentes. (MRO) (D)

Cuenca. 

Visto 545 veces