Deportes /

Amistad Club, 53 años animando a los cuencanos

Instante cuando los socios de Amistad Club cumplen sus funciones en el Mundialito de los Pobres.  Diego Cáceresl EL TIEMPO
Instante cuando los socios de Amistad Club cumplen sus funciones en el Mundialito de los Pobres. Diego Cáceresl EL TIEMPO

Fue un 10 de agosto de 1964, cuando unos 20 amigos buscaron en el sector de El Vado divertirse un sábado por la noche, pero la tienda de billar estuvo cerrada. Hoy, Amistad Club es uno de los clubes más reconocidos del Azuay, pues sus concursos rompen las expectativas y unen a los cuencanos.

Las Mascaradas, el 6 de enero; los Años viejos, el 31 de diciembre y el Mundialito de los Pobres en la temporada vacacional son los eventos que están en manos del Amistad Club y, cada año, miles de personas se unen, salen a las calles y van al coliseo Jefferson Pérez, y abarrotan las instalaciones.

Reseña
Jorge Enderica y Miguel Almachi son dos de los socios fundadores de este club que, desde sus inicios, no ha dejado de alegrar a sus seguidores. Hoy, estos personajes todavía “meten mano” en la organización de los eventos. En el Mundialito, todas las noches bajan al coliseo Mayor a colaborar y observar los partidos; no importa el frío, prevalece el gusto, el amor al trabajo que lo vienen haciendo por cinco décadas sin descanso.


Uno de ellos cuenta que, tras la creación del Amistad Club, una de las primeras actividades fue participar como Amistad Club en un torneo interclubes de índor, en el barrio La Merced, al cual asistieron con dos equipos y fueron ellos quienes llegaron a la final, un equipo resulto ganador, pero que la organización decidió no entregar los premios. Fue ahí donde nace la idea de organizar un torneo de índor.


Las dos primeras ediciones se dio en la cancha del colegio Borja, ubicado en la Calle Tarqui, dicho certamen fue con ocho equipos; era interclubes. Luego se trasladó al colegio Francisco Febres Cordero donde, luego de casi una década de ausencia, Amistad Club retoma la actividad deportiva. El torneo pasa a ser solo para barrios. En un comienzo con 12 barrios, luego con 24, 32 y ahora 36.


En el “Febres”, el torneo interbarrial adopta el nombre de Mundialito de los Pobres, pues ese año coincide con el Mundial de Fútbol, pero, “este Mundial, solo lo veían los ricos por la televisión; nosotros los pobres, el índor”, recuerda Almachi, presidente del Amistad Club en la década del ochenta.
Cuenta Enderica que los socios conformaron comisiones y cada uno de ellos se encargó de una actividad. “La organización del Mundialito es un arduo trabajo, nosotros estábamos en todo y nos dividíamos para que los partidos sean jugados con total normalidad, ahora, todo es con permisos de las autoridades”, acota.,

Mascaradas
Pero no solo el Mundialito de los Pobres es el evento que organizan los de Amistad Club, pues el concurso de los inocentes, ahora llamado las Mascaradas y el concurso de los Años Viejos, son mucho más antiguos que el torneo de índor, y que también conlleva un esfuerzo enorme, y cuentan Enderica y Almachi, que a partir de este noviembre, por la fiestas de Independencia de Cuenca, organizarán el concurso de las Bandas de Pueblo.

Anécdotas
Pero todos los eventos dejan buenos y malos recuerdos. Ambos sueltan una carcajada cuando se les preguntó sobre qué anécdotas les ha dejado estar dentro del Amistad Club, Enderica recuerda que, antes de un cotejo de índor, el árbiro pidió que se cumpla con un minuto de silencio, pues se ha muerto su madre. Amistad Club le concedió y desde los aficionados uno de ellos gritó: “Pitarás bien huérfano”.
Otro, Almachi recuerda que, en el concurso de Mascaradas, los miembros del Amistad Club se disfrazan de payasos, y, cuando estaban caminando por la calle, uno de ellos, Paulo Peralta, más conocido como “Curtido” se había caído en un hueco de la alcantarilla, “cuando regresamos a buscarlo, había estado ahogándose en el agua que había en la alcantarilla”.

Nuevos Socios
Pero Amistad Club no se ha quedado ahí, pues, desde su creación, donde contó con 20 socios, hoy se cuenta con más de 50 miembros. César Banegas es una de las caras nuevas del Amistad Club.
“Me anima mucho estar cerca de los que ahora son mis amigos. Años atrás, yo como miembro de la Unión de Periodistas del Azuay peleaba con los de Amistad Club para que la organización de los Años Viejos y Mascaradas se hagan bien. Ahí nació una bonita amistad y muchos me pidieron que ingrese al club, hice la solicitud y me aceptaron”, recuerda.
Acá, en Amistad Club y en el Mundialito de los Pobres mi deber es cumplir con las disposiciones del presidente y su directorio.
“Yo estoy encargado de la seguridad exterior, y colaboro con la venta de boletos y otras actividades”, acota.
El pasado, jueves por la noche, Amistad Club festejó su aniversario 54 con una jornada más del Mundialito de los Pobres 2017. Su presidente, Patricio Astudillo lo festejó soplando las velas y compartiendo con los hinchas. (MRO) (D)

Cuenca. 

Visto 854 veces