Deportes /

Se cae el sistema del DT Schürrer

Gabriel Schürrer da indicaciones a sus jugadores del Deportivo Cuenca.  API
Gabriel Schürrer da indicaciones a sus jugadores del Deportivo Cuenca. API

Un regalo de Richard Schunke, un golazo de Carlos Feraud y una genialidad de Ronald Champang hizo que el Deportivo Cuenca de Gabriel Schürrer pierda el cotejo  ante un práctico Macará que sin esforzarse se llevó los tres puntos del estadio Alejandro Serrano Aguilar.

Y es que el expreso austral se dejó contagiar de la fría noche cuencana, pues los 11 escogidos por el técnico argentino no respondieron a las necesidades y ese “buen trabajo” que dicen realizar en los entrenamientos no pudieron desplegar ante un cuadro celeste de Paúl Vélez, que desde el inicio tapó los espacios y complicó al rival. Y para satisfacción ambateña, a los cinco minutos del partido un “blooper” del defensa Schunke, al cabecear el esférico hacia su arco y ante la mala salida del portero Hamilton Piedra se fue adelante en el marcador.

El partido no cambió, los rojos no podían asociarse para generar peligro, Jonni Uchuari y Michael Hoyos se cambiaron de banda en varias ocasiones; faltó el último pase, las jugadas colectivas no existieron.

A los 23 minutos, tras falta cometida de Silvio Gutiérrez, lejos del arco de Piedra llegó el segundo “baldazo” de agua helada para los morlacos. Carlos Feraud, un conocido por la afición cuencana, pero que no rindió con la camiseta colorada se paró frente al esférico y luego del pitazo del árbitro Roberto Sánchez sacó la “barita mágica” y con disparo de derecha envió el balón al fondo de las mallas. Piedra voló para hacer el gol más espectacular. Fueron 20 minutos para el olvido de los morlacos, amarga noche para los casi 4.000 hinchas morlacos que veían cómo su equipo era humillado en su propio reducto.

Los últimos minutos de la primera etapa fueron de dominio total colorado, pero no pudo al menos descontar y con el 2-0 los elencos se fueron al descanso.

Complemento

Se vinieron los 45 minutos restantes de infarto para los rojos, ya que con el 2-0 abajo, estaban obligados a bregar muy duro. El Cuenca arrinconó a los celestes, buscó por todos los medios llegar al arco de Cabral, avisaba, el público aplaudía las arremetidas, pero el gol no llegaba. Todos arriba, solo Piedra en la zona colorada; el Macará no atacaba, protegía su arco, esperaba.

Y cuando mejor hacía las cosas el conjunto rojo, una jugada por la banda izquierda de Ronald Champang, otro excolorado se llevó a todos y antes de pisar el área con un disparo a ras de piso y esquinado registró el 3-0. El Cuenca de Schürrer estuvo siendo humillado en su propio reducto.

Para consuelo, a minuto seguido, el mejor jugador morlaco en la cancha, Edison Preciado, el sacrificado por jugar en el puesto que no es de él, con un disparo desde fuera del área descontó para el expreso austral. A raíz del 3-1, el Cuenca continuó atacando, Schurrer hizo las variantes, pero no ayudaron, Diego Ávila metido entre los centrales del rival, Hernán Lino, por la banda derecha estuvo frío y Leandro Pantoja, de volante estuvieron obligados a crear hasta el termino del partido.

El Deportivo Cuenca de Schürrer cayó de manera aparatosa ante el Macará ubicado en el medio de la tabla y además perdió el invicto en casa último consuelo que tenían los hinchas en este 2017. (MRO) (D)

Visto 3170 veces