Cultura /

Fuenmayor y Merhi, la Bienal como proyecto de ciudad

Jesús Fuenmayor y Yusef Merhi.
Jesús Fuenmayor y Yusef Merhi.

Ayer se presentó oficialmente la XIV Bienal de Cuenca con la participación del curador general Jesús Fuenmayor y el curador pedagógico Yusef Merhi, el evento contó con la presencia de varias autoridades locales: Cristóbal Zapata, director de la Bienal; Tamara Landívar, coordinadora zonal de Cultura; Cristina Carrasco, directora del Museo de Arte Moderno; Johanna López, vocal principal de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay; y Ruth Caldas, alcaldesa encargada de Cuenca.

Jesús Fuenmayor

Cuenta con más de 25 años de experiencia en el mundo del arte. En 2004 trabajó como investigador del Museo Alejandro Otero y, entre 2005 y 2012, fue director de Periférico Caracas Arte Contemporáneo, donde organizó y curó más de 30 exposiciones.

Actualmente, prepara la primera antología histórica del artista alemán Lothar Baumgarten, que se publicará en 2018.

¿Cuáles fueron los elementos claves para la propuesta ‘Estructuras vivientes’, que usted remitió a la Bienal?

Fue la motivación de vincular a los artistas latinoamericanos con los internacionales, provocar un ‘cuerpo a cuerpo’ entre los protagonistas de la muestra, y aprovechar la historia de la ciudad. En el primer caso, no se trata de categorizar a los artistas extranjeros, la fórmula para una muestra equilibrada es contar con artistas ecuatorianos y artistas no ecuatorianos. Los artistas tanto latinos (como de otras latitudes) cuentan con las herramientas necesarias para que las experiencias artísticas dejen un valor agregado en el público. En segundo lugar, generar un diálogo entre todos quienes giran en torno a la obra y, en tercer lugar, es importante abastecerse con el conocimiento y la experiencia que ha tenido la ciudad. Se debe saber que los artistas tienen potencial para transformar las estructuras físicas en estructuras vivas.

¿Qué se entiende por ‘estructuras vivas’?

Es darle a la cosa material otro sentido. Me gusta poner ejemplos con artistas: Benvenuto Chavajay, artista plástico y pintor guatemalteco, es de una comunidad maya y su primera lengua es la maya; pese a ser de una cultura ancestral, ha logrado conectarse con el arte de una manera fluida. En definitiva, es necesario darle forma y sentido a la obra con la secularización o tomar formas, objetos y darles un sentido filosófico, emocional, espiritual o religioso.

¿Qué conoce del arte contemporáneo ecuatoriano?

Conozco referentes como Adrián Balseca e Ilich Castillo. Por ahora, me adentro en el trabajo de los artistas locales con muestras como la que se expone en el Museo de la Ciudad, en la que conocí trabajos en ‘Artefactos y Artilugios, artistas cuencanos en acción’. Son obras afiladas y con gran conciencia de la materialidad y de la resignificación del arte. Entre ellas, me agrada el performance de María José Machado.

¿Qué pasa con la reflexión, dónde debe estar presente?

Es parte de todo. Para que haya reflexión se requiere producción del pensamiento, y para ello debe haber diálogo y este se da entre todos lo actores. Artistas, mediadores, curadores, instituciones y coleccionistas, es de todos y cada persona con su propio bagaje y su propia experiencia trae algo; el artista es el detonante para que pase algo, para que se transfigure en propuesta. El diálogo con cada uno genera reflexión.

¿Cuál es la principal necesidad del arte contemporáneo?
Ser el último bastión de las relaciones humanas. Estamos en un momento histórico en el que las vías de conocimiento dejaron su rol protagónico al poder económico y político. (F)

Yusef Merhi

Radicado en Cuenca, es docente en la Universidad del Azuay. Es conocido como el primer artista en exhibir una obra de arte que incluyó una consola de videojuegos, el Atari 2600, en 1985. Como el pionero del Arte Digital en Venezuela, Merhi ha producido un amplio conjunto de obras que involucran circuitos electrónicos, computadoras, sistemas de videojuegos, pantallas táctiles y otros dispositivos.

¿Cuál es la prioridad de la curaduría pedagógica de la Bienal para incluir a todos los públicos?

La vinculación con las instituciones es importante, creo que esto va a cumplir un rol fundamental como en las ediciones pasadas. Pero hay un interés por incluir a otro tipo de participantes, entre ellos, los artistas. Aveces quedan marginados de estos procesos y ellos son parte fundamental de la muestra. Queremos incluir a todos quienes conviven con la ciudad a través del arte.

¿En qué se basó para su propuesta educativa que aplicará en la Bienal?

El trabajo anterior hizo énfasis en la mediación y académicamente fue exitosa. Se trajeron invitados valiosos y pienso mantener esta línea de trabajo, pero también entendí que hay una decisión de las personas que no están involucradas directamente con el quehacer cultural. Es así que, haciendo una encuesta superficial, me encontré con que existe una separación de la Bienal con materias técnicas como la arquitectura y el diseño gráfico, lo que me llevó a pensar en lo que está pasando en torno a la Bienal. Si bien es valioso tener un enfoque de lo pedagógico, es necesario tener otros enfoques que complementen el concepto curatorial, que puedan medirse y sean del beneficio real inmediato de la comunidad.

¿Cómo hacerlo?

Se pueden activar propuestas de diversos entes que asumen el arte y la creación como algo afín a su proyecto y convertirlos en propuestas prácticas: emprendimientos.
Es decir, cómo valerse del arte para vivir del arte sin tener que usar las estructuras convencionales como las galerías o los coleccionista. (FCS) (F)

Cuenca.

Visto 662 veces

Modificado por última vez en: