Cultura /

El idioma chino está en Cuenca

Andrés Galán imparte clases de chino mandarín en un local ubicado en la calle Tomás Ordóñez 8-20 y Sucre. En una pequeña aula un grupo de cinco personas escucha atentamente las enseñanzas de su profesor, quien vivió un año y dos meses en China.

Galán aprendió chino en la Universidad de Cuenca por dos años. Su gusto por el idioma superó la dificultad de su aprendizaje, hasta que tuvo la oportunidad de irse a vivir a la ciudad de Suzhou, durante un año, y Pekín, por dos meses. Durante este tiempo conoció todo lo relacionado al idioma además de la cultura milenaria de ese país.


Una vez concluido ese período volvió a Cuenca con la idea de compartir esas enseñanzas, aunque considera que este idioma no se deja de aprender nunca. Por ello decidió abrir este instituto que, según Galán, es el primero en la ciudad.

 Clases

Cuenta con dos grupos de alumnos por la mañana y por la tarde. A futuro espera abrir un instituto más grande que le permita enseñar a más gente. Los cursos tienen un costo de 95 dólares al mes.


Según Galán, las personas deben acercarse a este idioma con una visión de futuro. Cree que el crecimiento económico y la expansión que ha alcanzado el país oriental son la muestra de que el chino es el idioma del futuro, además de que es una oportunidad para la gente de acercarse a otras culturas a través del idioma.

 Alumnos

Una de sus alumnas es Michelle Juela, quien describe al idioma como difícil pero lo considera un reto. Lleva aprendiendo chino un mes y medio y dice que conoce lo suficiente como para presentarse ante las personas y tener una conversación simple. Para ella, la dificultad más grande es la escritura, puesto que los signos en ocasiones son muy difíciles de escribir.


Otro de los alumnos es Juan Pablo Jara. Está aprendiendo esta lengua desde hace un mes, porque quiere impartir sus creencias religiosas en ese país. El reto para Jara ha sido la pronunciación, pues cree que el asunto de las tonalidades es algo que dificulta el aprendizaje del idioma, además de que en el contexto local la educación no le familiariza al estudiante con este idioma, cosa que sí pasa con el inglés, dice Jara.


Una de las dificultades con las que se encuentran las personas que quieren aprender chino es la escritura, ya que consta de muchos caracteres. Este idioma no cuenta con un alfabeto, pues no posee ni vocales ni consonantes; para transcribir el idioma cuentan con caracteres que tiene diferentes significados, pues de juntarse con otro caracter puede tener un significado distinto al que se pretende decir en un principio.
 

Historia
En China se habla varios tipos de idiomas. Estas lenguas emparentadas se conocen como siníticas, con el paso del tiempo el idioma se ha ido estandarizando en este país, donde el 95 % de la población china habla chino mandarín, además de ser usada en otros países como Taiwán, Singapur, Malasia, ente otros. (RET)

Cuenca.

Visto 6632 veces