Cuenca /

Familias piden revisión de normativa de tareas

Los niños llevan gran peso en sus mochilas, debido a la cantidad de libros donde deben hacer las tareas en casa.   Diego Cáceres | EL TIEMPO
Los niños llevan gran peso en sus mochilas, debido a la cantidad de libros donde deben hacer las tareas en casa. Diego Cáceres | EL TIEMPO

“A veces se duerme o se aburre y llora para no hacer las tareas en casa, porque quiere ir a jugar”, comenta Piedad Ruano, madre de Adrián, quien cursa el segundo año de educación básica.


Las familias consideran que los deberes en el hogar sí son necesarios, pero no en exceso. “No tienen tiempo de distraerse, pasan horas sentados tratando de cumplir con las tareas escolares, se cansan y por último somos los padres quienes terminamos haciendo el deber; así no debe ser”, sostiene Catalina Morales, madre de Cristina de 7 años.

Conocimiento
Los padres de familia o representantes saben que existe una normativa sobre el cumplimiento de las tareas escolares, sin embargo esta no se cumple, “hay veces que como padre salgo del trabajo a horas de la noche y veo a mi pequeño con su madre haciendo las tareas, desde temprano; mandan demasiado”, considera Rolando Parra.

Normativa
El tiempo diario determinado para el cumplimiento de tareas escolares, según el Ministerio de Educación, de 2do a 4to de Básica será de 30 a 40 minutos; para EGB Media de 5to a 7mo, de 40 a 60 minutos; de EGB Superior 8vo a 10mo, es de 60 a 80 minutos; y para Bachillerato corresponderá un tiempo de dos horas como máximo.
Sin embargo, según informó Henry Calle, coordinador zonal de Educación zona 6, no existe un reclamo formal ante la situación, pero señala que en las instituciones educativas se debe ser prudente con el envío de tareas al hogar.
“Los niños deben tener tiempo para jugar, sobre todo los más pequeños, por lo que en el caso de haber reclamos de las familias, de manera formal, se efectuarán los correctivos necesarios”, aclaró Calle.

Mochilas
"¿Qué llevas ahí que pesa tanto?", fue la pregunta de Karina Cabrera a su hijo de siete años, al llevarlo a la institución donde se educa.
Esto se debió a que en su mochila llevaba gran cantidad de libros.
“En la escuela falta mobiliario, no tienen dónde dejar los libros; y nos toca cargar mucho peso porque son los libros que más usan, en los que envían deberes y deben cargarlos en la mochila”, subraya.
El coordinador zonal sostuvo además que, a través de técnicos, se realizará una inspección o auditoría en las instituciones educativas para conocer cuál es la situación y tomar las precauciones necesarias para que los niños lleven el peso correspondiente y no en exceso, para que no dañen su salud. (SAM) (I)

Cuenca. 

Visto 3263 veces