Cuenca /

Expectativa por el plan Casa para Todos

Reducir el déficit de vivienda propia en el Azuay es uno de los objetivos del plan.  Diego Cáceres I EL TIEMPO
Reducir el déficit de vivienda propia en el Azuay es uno de los objetivos del plan. Diego Cáceres I EL TIEMPO

Un total de 8.809 casas están planificadas para el Azuay en la primera fase del proyecto Casa para Todos. El plan tiene su base en la coordinación con los gobiernos locales y la empresa privada. En Cuenca, hay expectativa por la aplicación de la iniciativa.

El concejal Carlos Orellana sostiene que existe predisposición, tanto del Gobierno Nacional como de la Municipalidad, para aunar esfuerzos en pro de conseguir que el plan brinde una solución para el déficit de vivienda en la ciudad.

Una proyección hecha por el gobierno local al 2015 determinó que el déficit de vivienda en Cuenca alcanza las 45.000; una necesidad que está lejos de ser cubierta.

Desde la Empresa Municipal de Vivienda, EMUVI, se trabaja en un plan de 5.000 soluciones habitacionales, de las cuales, están construidas apenas 200.

La Cámara de la Construcción también espera ser parte del proyecto.

La edificación de urbanizaciones y planes de vivienda, desde el sector privado han aportado a reducir el déficit en mayor medida que la iniciativa pública, pero la diferencia de costos que ofrecen unos y otros hace que no todos puedan acceder a una casa propia.

  Déficit

Según el último censo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, la población de Cuenca sobrepasa el medio millón de habitantes, mientras el número de viviendas es de aproximadamente 175.000.

El proyecto Casa para Todos plantea construir y entregar 325.000 viviendas a nivel nacional en un plazo de cuatro años. La primera fase comprende 50.000 inmuebles financiados por la banca pública para familias de escasos recursos.

Octavio Villacreses, gerente del proyecto, informó durante su última visita al Austro, que este número de viviendas no cubre la demanda total del país, la cual asciende a unas 420.000 casas. “Sin embargo, responde a la necesidad de garantizar un derecho”, afirmó.

  Incentivos

Durante el lanzamiento del proyecto, el presidente Lenín Moreno fue claro en señalar que el plan Casa para Todos no podrá hacerse con la intervención únicamente del Gobierno. Para ello, se plantean incentivos y coordinaciones con la empresa privada y los municipios.

En cuanto a las empresas privadas, se generará un incentivo tributario para los sectores de la construcción de viviendas de interés social.

Para los municipios se prevé ampliar el margen de endeudamiento, en especial de los cantones pequeños, indicó Virgilio Hernández, consejero de Hábitat y Vivienda.

Esta semana, la coordinadora zonal del MIDUVI, Susana Delgado, se reunió con representantes de los municipios de Chordeleg y Sígsig para tratar el tema.

En cuanto a Cuenca, el concejal Carlos Orellana sostiene que se desarrollarán las gestiones necesarias para que el plan llegue a la zona urbano marginal, “así como a los ciudadanos que viven en conventillos y hacinamiento para que se dignifique su acceso a la vivienda”. (JPM) (I) 

Visto 10442 veces