Cuenca /

El uso de la bicicleta aún tiene limitantes

En la avenida Loja la ciclovía está claramente señalizada, aunque su uso no es masivo.  Diego Cáceres I EL TIEMPO
En la avenida Loja la ciclovía está claramente señalizada, aunque su uso no es masivo. Diego Cáceres I EL TIEMPO

Aunque dentro del Plan de Movilidad, crear redes urbanas para el uso de bicicletas es primordial, en la realidad el tema no se concreta. El mayor impulso que le dan las autoridades es en el uso recreativo.

 
Aunque en la ciudad existen ciclovías en las avenidas Solano, Loja, Paseo Tres de Noviembre o la nueva vía al Centro de Rehabilitación Social en Turi, los ciclistas urbanos aún reclaman por mejores y más seguros espacios para movilizarse durante su actividad diaria.
 
Dentro del Plan hay un capítulo donde se habla de la red cicleable, lo que incluye organizar una red para bicicletas de tipo interurbana con una conexión urbano-rural de uso compartido con tramos de sendas y caminería para que se disfrute de los parques.
 
Entre los corredores cicleables que se mencionan en el documento están unos ya existentes como el de las avenidas Solano o Loja, pero también hay otros como el de la Unidad Nacional, Agustín Cueva con Felipe II, Ordóñez Lasso, Abelardo J. Andrade, Barrial Blanco, Paucarbamba Calle Vieja, Huayna Cápac, entre las principales.
 
Pero de las antes mencionadas la única que podría concretarse este año es una que no se incluye en la lista del Plan. Según Paúl Ortiz, coordinador general de Planificación del Municipio, para estos meses estará lista una vía de 3,7 kilómetros que conecta el puente de El Vado con la Quinta Balzay, la que se encuentran en etapa de estudio. Sobre las demás aún no hay definiciones.
 
El gerente de la EMOV, Alfredo Aguilar, dijo que, aunque con la Dirección Municipal de Tránsito van a construir ciclovias interconectadas, no dio fechas de cuándo empezará su ejecución.
 
Pero mientras esos temas se concretan, sí aseguró que trabajan en la mantención de las ya existentes. Por ejemplo recordó el cambio de los segregadores de vía que meses atrás se instalaron en la avenida Loja.
 
Dentro del circuito público de ciclovías que está a cargo del Municipio, la que conecta la vía rápida con la parroquia Turi está parcialmente descuidada. Hay zonas en la que está interrumpida por la caída de piedras, tierra o simplemente el agua se empoza. Esta situación muchas veces obliga a que los deportistas que ahí entrenan ocupen la vía principal con el riesgo de ser atropellados por los conductores de vehículos.
A decir de Jaime López, coordinador del proyecto Bicicuenca, a pesar de que el Centro Histórico está bloqueado por las calles cerradas, la dificultad para que un ciclista se movilice es menor en comparación a otros lugares como la avenida Doce de Abril, donde las ciclovías son totalmente deficientes.
 
A su criterio, un ejemplo de cuello de botella para toda clase de movilidad está a la altura de El Vergel, donde hay peligro a todas horas. Por eso, considera urgente definir estas vías para el uso de quines no prefieren los autos.  (JGJ) (I)  
 
 
 Cuenca. 

Visto 1918 veces