Cuenca /

Cuenca desde sus balcones naturales

Si algo caracteriza a la arquitectura cuencana es los tejados rojizos y las casas de ladrillo visto. Desde la Catedral de la Inmaculada, cuya construcción empezó en 1885, hasta el edificio más moderno están construidos con este material.

Cuando los turistas quieren tener una vista panorámica de la ciudad para admirar estas particularidades, se piensa en la parroquia Turi. Sin embargo, para contemplarla existen otros lugares.

 Desde la avenida del Chofer

Caminar por la avenida del Chofer, desde las Américas unos 400 metros con dirección a El Cebollar, se encuentra un terreno baldío. Por la prisa del día a día muchos se fijan unicamente en el llano crecido y descuidado, pero al detenerse, sólo por un minuto, la perspectiva cambia. Desde ese punto es fácil divisar toda la ciudad, incluso lugares que están a los extremos, como San Joaquín y Milchichig, además del Centro Histórico.

Gilberto Llivisaca vive en una modesta casa junto a este terreno baldío, sin embargo se siente privilegiado porque al caminar cinco pasos o subir a la azotea tiene toda la ciudad para él.

Si le dan a elegir entre el día o la noche, escoge lo segundo. En días normales por las luces y en fechas especiales, como fin de año, Corpus Christi o la presentación del Deportivo Cuenca, por los juegos pirotécnicos. 

 En la Chicha Huevona

Otro lugar escondido pero con una vista muy amplia y agradable está en la calle Yaupi y Pasacalle, en el sector de la conocida Chicha Huevona. Aquí también la ciudad es visible desde una pequeña ladera. Luis González vive en el sector desde que tenía seis años y hoy, cuando tiene 51, alza su mano derecha y muestra el aeropuerto, la mueve al otro lado y enseña el coliseo. 

El sitio es tranquilo, hay poco tránsito vehicular y se puede caminar sin problemas. Además, ese es un punto estratégico, porque si se camina 15 minutos se llega al parque Miraflores, en 10 al Centro Histórico y en 30 la Feria Libre. 

Junto a Santa Ana

Hasta hace pocos años, subir a las torres de la Catedral de la Inmaculada era prohibido y llegar hasta allá requería un permiso especial de la Curia. Hoy acceder a este sitio es libre y se ha convertido en un gran atractivo turístico. Para subir las 155 gradas que separan la puerta de la Catedral de la estatua de bronce de Santa Ana, patrona de la ciudad, se debe pagar un dólar.

Una puerta lateral conduce por una escalera en espiral que, cual castillo medieval, conduce a otro mundo. A lo largo del camino hay varias ventanas circulares donde la luz entra y acompaña a las lámparas colocadas en la pared. 

Camila Vélez tiene 16 años y es la segunda vez que sube a este mirador. Dice que le encanta observar a la ciudad desde esta perspectiva. A su gusto, este lugar es mejor que Turi, pues considera que allá la vista es muy general, mientras que aquí se tiene el Centro Histórico íntegro y en toda su magnitud. 

Su amigo, Mauricio Oramas, luego de visitar las torres quedó maravillado. Dice que observar a los transeúntes sin que ellos se percaten, junto a la imagen de Santa Ana, le da la sensación de estar viendo a Dios.  

En el mapa turístico de Cuenca está un lugar que es imperdonable no visitarlo, la parroquia Turi. Aunque la vía de acceso al mirador está deteriorada debido a los trabajos de construcción del nuevo Centro de Rehabilitación Social, una vez ahí la vista es espectacular. 

Todos los días, pero aún más en vacaciones, decenas de turistas llegan para tomarse una foto en este balcón natural. Aquí, a diferencia de otros lugares de acceso público, existen negocios donde se venden recuerdos, chompas para el frío, comida, etc. Además, por 25 centavos, el turista puede observar, a través de unos binoculares, más de cerca la ciudad. La visión es total con todas sus edificaciones y avenidas. La vista se vuelve más atractiva durante la noche, pues las luces de avenidas y calles la vuelven un imán para todos los turistas.  

Para llegar a los miradores de la avenida del Chofer, Chicha Huevona y Turi se puede ir a pie, en bus o en taxi. En el caso de la Catedral, los horarios de visitas son de martes a viernes de 08:00 a 12:00 y de 13:30 a 16:30; los sábados y domingos de 08:00 a 12:30. (JGJ) 

Cuenca. 

Visto 3160 veces