Cuenca /

Iglesia de San Francisco se salva de destrucción

La remodelación del convento de San Francisco terminará en dos semanas. La nueva imagen que presenta el lugar trata de borrar la destrucción que sufrió por falta de mantenimiento. De esta manera el templo se suma a la restauración por la que pasan y pasaron las iglesias patrimoniales, sobre todo del Centro Histórico.

El templo de San Francisco tiene más de 100 años y la falta de dinero imposibilitó que la parroquia pueda solventar los costos de una reparación. Las fuertes lluvias del 2008 dañaron aún más la infraestructura y provocaron el colapso de la cubierta.


La situación era grave y el Ministerio de Patrimonio incorporó al bien dentro del decreto de emergencia y se arregló la cubierta de la iglesia, cuyos trabajos culminaron el año pasado.


El problema más urgente se remedió pero la destrucción menos leve aún quedaba y fue entonces cuando el Municipio dispuso los trabajos para la conservación de ésta y el resto de iglesias patrimoniales que estaban en peligro.

 Intervenciones
Así, se intervino en Santo Domingo, San Blas, Las Conceptas, San Sebastián, San José de El Vecino, La Inmaculada, Sagrado Corazón y el Cenáculo, esta última obra se efectuó con fondos económicos de la parroquia.


Todos Santos también está dentro de los templos en readecuación, pero con un proceso  integral que recién la primera de las tres fases de intervención terminará en diciembre de este año.


Manuel Bedoya del departamento de fiscalización del Municipio, dijo que los arreglos en las iglesias a veces toman tiempo debido a que al ser infraestructuras patrimoniales se debe respetar las mismas características.


En el caso de San Francisco tuvieron que hacer cambios estructurales de la cubierta y para evitar que nuevamente la humedad la deteriore se colocó una especie de tablero marino, una madera que se utiliza para construir barcos. Además, en las paredes se colocó adobe y sobre ella un empañete o cubierta hecha con tierra y guano de caballo que ayuda a su conservación.


En total, el área intervenida es de 960 metros cuadrados y, según el arquitecto de la obra, Xavier Estévez, estos trabajos mantendrán en buen estado a la iglesia los próximos 30 años.


Según el párroco de San Francisco, Rigoberto Jara, se cumplieron las necesidades más urgentes y queda por recuperar la pintura mural del interior de la iglesia, lo cual tendrá que solventar la parroquia con ayuda de otra institución debido a los altos costos que requiere una intervención de ese tipo.


Los trabajos de conservación de las iglesias continúan y se realizan los estudios para recuperar la cubierta y fachada de la iglesia de San Alfonso. Con esto quedaría por arreglarse la iglesia de La Merced, su cubierta es ahora la más deteriorada por el paso de los años. (AVA)

Cuenca.

Visto 1024 veces