Cuenca /

Reubicación de los prostíbulos, indefinida

Carros y taxis de todo color y modelo van y vienen, amas de casa junto a sus hijos pasan por el lugar para acortar camino, trabajadoras sexuales con su diminuta ropa entran y salen de los “chongos” o prostíbulos, hombres sonrientes se alimentan en cevicherías y otros están en búsqueda de algún servicio.

Así, pasa la mañana de lunes en el barrio Cayambe, la zona de tolerancia que debido al crecimiento de la ciudad está cerca al centro de la urbe y aún su reubicación no se concreta.

En el lugar el movimiento no para, es constante, no importa el día y más todavía si es fin de semana. Los habitantes del sector conocen a los asiduos visitantes y también están alerta a los extraños.


Son pocas las gentes que realmente residen en el lugar, muchos abandonaron el sector y dejaron en arriendo sus viviendas, las cuales ahora sirve de domicilio a las trabajadoras sexuales.  Y los que quedaron tienen recelo en hablar del problema que tiene el barrio, pero cuentan que los “chongos” no se moverán del sitio y el ofrecimiento de trasladarlos a otra zona ya es un cuento viejo.

 Pedido
La reubicación es uno de los pedidos de los moradores que viven en ciudadelas y barrios continuos desde hace varios años atrás. En la administración municipal de Fernando Cordero se habló del tema y en la administración de Marcelo Cabrera ya se anunció que contaban con otro sitio. Sin embargo, nada se consiguió y más bien los centros nocturnos se remodelaron, ampliaron y el sitio en general fue arreglado.

Aunque, la inseguridad permanece en el sector a pesar que a pocos metros funciona una readecuada Unidad de Policía Comunitaria, UPC.
Abel Buestán, presidente del barrio, desconoce algún nuevo proyecto de reubicación de la zona de tolerancia. En cambio el secretario de planificación, Juan Izquierdo, aseguró que están en la búsqueda de un espacio para conseguir el traslado.


Gabriel Bermeo, de Control Urbano, advirtió que se realizan los controles necesarios para que se aplique las ordenanzas e incluso se pidió que en unos de los centros nocturnos se restituyan los vitrales para evitar el ruido. Pero hasta allí, pues en la zona se prohibió la construcción de nuevos centros o que se amplíen los que ya existen. Además, vigilan que no se propague estos negocios a otros lugares de la ciudad y por ello, hace una semana, clausuraron un hostal y discoteca en el sector de Medio Ejido; donde, según el funcionario, se realizaban otro tipo de actividades. (AVA)

Cuenca.

Visto 9692 veces