Cuenca /

Universidad de Cuenca y del Azuay tras la Excelencia

La Universidad Estatal de Cuenca y la Universidad del Azuay, UDA, fueron incluidas por el Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior del Ecuador, CONEA, entre las 11 mejores del país. Los rectores de ambas instituciones dicen que esto se ajusta a la realidad de su calidad académica.

Mario Jaramillo Paredes, rector de la UDA, cree que recibir la categoría A por parte del CONEA obedece a la transparencia y a responder con calidad y ética en los servicios que prestan.


La buena reputación de la UDA, dice Jaramillo, no es una casualidad, hace varios meses, en cumplimento al mandato 14, el ente atendió el pedido de rendición de cuentas del Consejo Nacional de Educación Superior, Conesup, el resultado: formar parte del grupo de universidades con mejores calificaciones, según el informe que rindió el citado Consejo a la Asamblea Nacional.


El catedrático opina que la categorización del CONEA creará cierta resistencia en las entidades que obtuvieron malas calificaciones, mas está convencido de que los resultados se derivan de hechos objetivos como la infraestructura, los proyectos de investigación, el reglamento de carrera docente, el respeto a los sueldos de los profesores que obtienen ascensos, la oferta curricular, etc.


No obstante, Jaramillo admite que tienen varios aspectos por mejorar, como darle equidad en calidad académica a todas sus facultades; en esto ayudaría mucho una evaluación de carreras.

Fabián Carrasco, vicerrector al cargo del rectorado de la Universidad de Cuenca, toma con serenidad la categoría A otorgada por el CONEA, siente que el nombramiento es un reconocimiento a los 142 años de trayectoria del organismo.


Cree que uno de los argumentos para ganarse la primera clase en responsabilidad académica es pasar del sistema universitario de docencia al de investigación, pues gracias a un acuerdo con una institución de Bélgica, recibirán un millón de dólares anuales durante una década, van por el cuarto año.


“La investigación se enfoca en resolver los problemas de la región para mejorar la calidad de vida de las personas, como el control de calidad de agua, un proyecto altamente científico de plantas medicinales, que puede llegar a desarrollar patentes a nivel internacional, un estudio sobre la migración…”, comenta.


Menciona también como puntos importantes la infraestructura, la capacitación constante de los catedráticos y la normativa de carrera docente. Expresa como inconvenientes la falta de recursos, la falta de espacio físico para acoger más estudiantes y maestros y la modernización continua de laboratorios. 

Visto 6035 veces