CreArte /

Gabriela González “Mi inspiración viene de las cosas que vivo”

Un cinco de junio hace 26 años, a un hogar cuencano llegó como la última de cuatro hermanas, Gabriela Gónzalez Jerves, quien a través de una cálida voz cuenta su historia y vivencias en el especial de hoy.

Con la fuerte influencia del talento de su madre, pues el arte en la pintura y en la cerámica la distinguían, Gabriela fue parte desde niña del proceso de creación de María Isabel Jerves, quien desde un principio, le repetía a su pequeña que debía mantener un estilo propio en hacer las cosas. En la emoción de aprender de la aptitud, sus peticiones con el fin de que la ayudase a dibujar eran constantes, recibiendo siempre la misma respuesta: “hazlo tú misma, a tu manera, tú puedes”. 

A los ocho años, mientras dibujaba junto a la chimenea de su abuelo, una vez más pidió ayuda a María Isabel, en los trámites para lograr concluir su pieza artística del momento; y ella, a más de su tradicional contestación, decretó: “un día serás mejor dibujante que yo”, “es lo mejor que me dejó”, comenta Gabriela, en un suspiro.

Creatividad
La ensoñación es el pasatiempo favorito de esta innata artista, que conoce muy bien el motor de su invención, pues, para su creatividad, cualquier detalle lleno de color o de fantasía dispara su creatividad.
Está consciente de su astucia para hilar historias, así como de la soltura con la que cuenta a la hora de sumergirse en mundos de fábulas y seres inventados por sí misma, tal vez influenciada en los peculiares cuentos de su niñez, relatos antiguos con diseños místicos en un contexto muy lejano a lo común.
Mientras rememora sus primeros años, Gabriela trae al presente la película que hizo despegar su ingenio, adecuando que era la segunda versión de la original, evoca a 'El jardín secreto' como su gran fuente de inspiración de la época.

Formación
A los 11 años inició sus prácticas en la Academia local Eudoxia Estrella, donde probó la acuarela durante algunos meses, técnica que se ubicó como una de sus favoritas, pero que dejó de practicarla en el trajín de la vida, aunque espera poder retomarla.
A los 15 años empieza a bocetear diseños de modas, acción con la que dio sus primeros trazos bajo un estilo personal, a través de figurines con distintas prendas de vestir.
Brazos largos y dibujos en movimiento la diferencian, a más de un marcado minimalismo; cualidades detectables visualmente que evidencian su participación en un gráfico, y que han despertado ciertas opiniones en su entorno.
Muchas veces críticas han deseado influenciar en su estilo al ilustrar, pero que han tenido un efecto contrario al deseado, y, con su existencia, solo han logrado fortalecer acertadamente su sello personal.


Generalmente, trabaja colecciones con temáticas de festividades; por ejemplo, destacan, actualmente, en su cuenta de Instagram, diversas ilustraciones con motivos de San Valentín.
Trabaja en los formatos de postal, tarjeta, retrato; dibuja escenas familiares, momentos con animales de compañía, situaciones entre amigos… Todo rincón es mágico para sus ojos... todo detalle la invita a soñar.


Su estilo se consolida por varias fuentes, una de las más potentes es su familia, conformada por su esposo José y sus dos pequeños: Pedro y Roberta, de tres y dos años, respectivamente. “Mi inspiración viene de las cosas que quisiera ser, de la belleza que carga los momentos” comenta.
Además, ha trabajado en ilustraciones musicales para bandas, por ejemplo está el ‘Fanart’ que hizo para su esposo, el vocalista de la banda local La Madre Tirana.

Música
Incluye que la música es parte de su bagaje y comparte que su banda favorita es Led Zeppelin, “cuando estoy pintando, de seguro, estoy escuchando música”, refiere, “influye en lo que estoy creando”.
De hecho, comparte que el producto final es una fusión entre el dibujo y la melodía, que las historias fluyen en un ritmo personal.


Comparte que le encanta conocer lo que la gente desea que dibuje, “me encanta escuchar todo lo que me quieran contar”, detalla.
En un futuro, Gabriela sorprenderá a todos juntando a su talento ilustrativo y otra pasión que guardaba secretamente para sí misma: la escritura; así se prepara con la paciencia necesaria para dar vida a mágicos cuentos elaborados bajo su firma, en un futuro, no muy lejano. (AMQ) (I)

Cuenca. 

Visto 4208 veces


Publicidad