Columnistas /

La interculturalidad de Walsh

En el presente artículo se realizará un análisis sobre “la interculturalidad” de Catherine Walsh, categoría que tiene mayor significación en América Latina pero, principalmente, en nuestro país, ya que ha sido reivindicado por el movimiento indígena ecuatoriano. Por tanto, nos planteamos la siguiente pregunta ¿Cómo define Walsh a la Interculturalidad y si hemos superado su concepción estatal e institucional? 

La interculturalidad es expresada como un principio ideológico, ya que se trata de la construcción de un conocimiento “otro” que incorpora los conocimientos indígenas y occidentales, que es pensado a través de la praxis política, porque proviene de un movimiento étnico- social. En las últimas décadas se ha investido la supremacía blanca-mestiza y, al mismo tiempo, se ha posicionado a los indígenas como actores sociales y políticos, quienes posicionan a la Interculturalidad para sacudir el poder de la colonialidad y del imperialismo.

La Interculturalidad es la diversidad de las identidades, que garantiza la máxima participación de los pueblos y las comunidades indígenas en la toma de decisiones, para la construcción de una nueva democracia y que no se basa simplemente en el reconocimiento o en la inclusión. Así para Walsh la interculturalidad forma parte de ese pensamiento “otro” que es estructurado desde lo político del movimiento indígena, pero al mismo tiempo por otros grupos subalternos como el caso de los afro-ecuatorianos que asumen a la propuesta como la necesidad de reconocer y visibilizar los conflictos raciales entre distintos grupos, para la transformación estructural socio-histórica.

 En la actualidad no hemos superado las críticas a una Interculturalidad “estatal” porque, por ejemplo, en la educación los maestros y los estudiantes siguen bajo la sombrilla de una interculturalidad política que incorpora imágenes de indígenas y de los pueblos negros que solo sirven para reforzar los estereotipos y la racialización, que el maestro utiliza para una justificación de la exclusión o de un tratamiento superficial, ya que la interculturalidad es más utilizada por el Estado y se ha perdido su esencia a la cual realmente estaba dirigida que es la reivindicación de una nueva sociedad que reconozca la diversidad y un diálogo de saberes más allá de una inclusión formal e institucional. (O)

Visto 430 veces

Modificado por última vez en:


Publicidad