Columnistas /

Talento y creatividad para emprender

Talento y creatividad son los principales recursos de las industrias que practican la Economía Naranja, una tendencia en el ámbito económico mundial que promueve el uso del capital intelectual para el desarrollo y que está al alza en América Latina, que se afianza como “región naranja”.
Economía Naranja es un término acuñado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, que, desde 2013, organiza el evento “Idear Soluciones para Mejorar Vidas”, una jornada que reúne a mentes creativas para compartir soluciones innovadoras a los desafíos del desarrollo.
En la República Dominicana, sede de su VIII edición, la semana pasada 26 ponentes expusieron cómo con sus innovaciones han contribuido a mejorar vidas en América Latina y el mundo.
Unas 2.600 personas se inscribieron en la actividad para conocer las experiencias de emprendedores e innovadores como la mexicana Leticia Gasca, que ha hecho del fracaso su triunfo personal y empresarial.
Sus ‘Fuckup Nights’, que nacieron “como un experimento” en México en 2012 a modo de reuniones donde compartir historias de fracasos profesionales, ya ha llegado a más de 140 ciudades de todo el mundo, y le han permitido recabar “gran cantidad de datos” sobre casos fallidos de emprendurismo para el ‘Instituto del Fracaso’ que dirige, explicó.
Primero con las reuniones sobre experiencia empresariales fallidas, luego con investigación y ahora con datos tangibles, esta mexicana ha logrado identificar los factores que impiden el triunfo, y señala “la mala planificación” como primera causa del fracaso, un dato positivo, puesto que es “prevenible”.
En segundo lugar está “la falta de indicadores de éxito”, es decir, elementos de evaluación en los que basar la estrategia de negocio, muchas veces provocado por un exceso de confianza por un virtual éxito en las redes sociales; por último, están los problemas entre los socios.
En ese propósito, el arte y las humanidades juegan, por fin, un papel “fundamental” como generadores de innovación, dijo otra de las ponentes, la argentina Mirta Romay, fundadora de la primera plataforma de teatro digital de Latinoamérica para el mundo, Teatrix.
Romay fijó toda su atención en dos consideraciones “muy importantes” sobre Teatrix: que “podía promover la industria teatral y que podía proporcionar bienestar a las personas”.
También el CEO y fundador de Posibl., el argentino Martín Parlato, destacó la trascendencia de las artes y las humanidades en el proceso de desarrollo, “es clave que formen parte de la innovación”, porque permiten crear el mensaje necesario “si queremos cambiar la realidad”.
No es de extrañar la importancia que tiene el mensaje para Parlato, ya que Posibl. es una compañía multimedia dedicada a unir fuerzas con individuos, influenciadores y organizaciones para empoderar a los soñadores que mueven el mundo. (EFE) (O)

Visto 183 veces

Lo último de: María Montecelos


Publicidad