Columnistas /

Actitud

Tener la capacidad de guiar o mover a una persona o a un equipo hacia una dirección, demanda no únicamente lograr que las personas hagan lo que necesitamos que hagan, si no que todos estén alineados, es decir, que todo el equipo se mueva hacia el mismo lado.
Cuando llega el momento de liderar un equipo, las instrucciones y los detalles sobre lo que tenemos que hacer son secundarios si no hemos logrado primero inyectar una fuerte dosis de pasión y actitud en cada uno de los miembros de ese equipo.
La actitud es el reflejo de estar convencidos de que podemos lograr nuestros objetivos, de las ganas que tenemos para seguir adelante y de la seguridad que tenemos en que encontraremos la mejor manera de hacerlo.
Un equipo con actitud tiene un líder con actitud, un equipo con actitud tiene miembros con actitud, un equipo con actitud es imparable y exitoso a la hora de conseguir sus resultados.
Dentro de los factores de éxito en los negocios, son muchos los indispensables: preparación, experiencia, recursos, productos o servicios, modelos de negocios, etc., pero todos son irrelevantes si no existe el compromiso de cada uno de nosotros para llevar el barco a buen puerto.
Los equipos gerenciales pasamos la mayor parte de nuestro tiempo tratando de resolver problemas entre departamentos, colegas y jefes con subordinados, pues, al final del día, la falta de actitud genera siempre que cada uno quiera salirse con la suya o lograr las cosas a su manera.
La actitud es olvidarse definitivamente de los errores de los demás y mirar fijamente nuestras fallas para que podamos enfocarnos en corregirlas. Aquellos que pasan la mayor parte del tiempo buscando que los demás hagan lo que ellos quisieran no llegan a ningún lado, se estancan, agonizan y finalmente mueren como protagonistas de un equipo.
Tenemos que ser dueños de nuestros propios resultados, no critiquemos a los demás si aún no hemos cumplido con lo que nosotros tenemos que hacer. No hagamos leña del árbol caído con los errores del resto del equipo, seamos líderes y apoyemos a quienes caen para levantarnos juntos.
La actitud refleja nuestro interior, nuestra transparencia, nuestras ganas de servir y nuestra autenticidad.
Si no lo estamos haciendo bien, ajustemos nuestra ACTITUD. (O)

Visto 295 veces

Modificado por última vez en:


Publicidad