Columnistas /

¿Se debería alzar las tarifas de bus urbano en Cuenca?

Iniciamos nuestra opinión con la respuesta generalizada entre los usuarios del servicio de transporte público de Cuenca. ¿Cuál es la respuesta? un rotundo NO. Las razones son más que suficientes para que el usuario una vez más se desencante de la calidad de la prestación. El sistema de transporte significa uno de los grandes problemas por resolver en Cuenca, estudios independientes muestran resultados muy desalentadores, poniendo en evidencia la poca contribución del sector transporte en el bienestar del usuario. Prueba de esta situación han sido las permanentes quejas que a diario escuchamos.
El sistema se ha caracterizado por grandes ineficiencias, que se han traducido en el aumento de los niveles de contaminación y bajos estándares de seguridad y calidad. No existe capacidad de gestión por parte del GAD municipal para planificar, administrar y operar el sistema. No se justifica un aumento de pasajes, ello se debe a que la calidad del servicio no mejora, a pesar de que han recibido subsidios por parte del GAD, es decir, de nosotros mismos con nuestros impuestos. Si queremos cambiar el sistema de transporte público, debemos contar con un nuevo modelo de gestión, generando una nueva normativa para la concesión del transporte público como un derecho humano. Lamentablemente las decisiones pasan por clientelismos, cálculos políticos y no por razones eminentemente técnicas y sociales.
Dado el sistema de transporte imperante en la ciudad, quienes utilizan el servicio son, en gran mayoría, los sectores económicamente catalogados como medio-bajo, sectores a los que afectaría enormemente una posible alza. Encuestas reales evidencian que cerca del 96% de los usuarios dicen NO al alza de pasajes y que el servicio que reciben es pésimo. Es el único negocio privado que pretende que los clientes financiemos la adquisición de nuevas unidades, atando la calidad del servicio con el alza de los pasajes. Los representantes del transporte dicen que “la actual tarifa de bus no garantiza la calidad del servicio”, traduciéndose en un claro chantaje. La calidad del servicio de transporte no se soluciona con alza de pasajes, sino con cambio de sistema, administración y control.
Para finalizar, dejo en usted estimado lector la facultad de discernir acerca de un problema socio-económico del usuario de transporte y la calidad de la prestación del servicio. Los usuarios estamos en manos del alcalde y de los concejales frente al tema que nos ocupa, escenario que será un excelente termómetro para saber a lado de quién están nuestras autoridades.(O)

Visto 335 veces

Modificado por última vez en:


Publicidad