Columnistas /

El Museo Evita de Buenos Aires

El 26 de julio de 1952 falleció Eva Duarte de Perón, la mujer sobre la que se erigió el mito y que pervive como la abanderada de los humildes. A 65 años de su muerte, el museo homónimo de Buenos Aires se reinventa para atrapar a las nuevas generaciones con una Evita 3.0.

Con motivo de sus bodas de cristal, la entidad encaró la renovación de cuatro salas para dotar a su exposición de un mayor dinamismo visual que atrape a los visitantes más jóvenes.

Un recorrido que potencia el papel de Eva como referente político y social latinoamericano.

La “joya del museo” es para la coordinadora del área de museología de la entidad, Marcela Gené, la nueva estancia que recrea la evolución del estilo y el liderazgo de Evita en siete capítulos clave.

“Eva puede aparecer parpadeando, sonriendo o mirando a un costado”, asegura Gené, pero con la única finalidad de personalizar la vestimenta de una mujer cuyo espíritu sigue vivo en la sociedad latinoamericana y que la utiliza como un símbolo de lucha.

A través de una cristalera,  se puede ver la adolescente de 15 años que llegó del interior del país para trabajar como actriz, pasando por su entrevista con el papa Pío XII que marcó su popularidad internacional, la elegantísima capa Dior que lució en una de las galas del Teatro Colón o los vestidos de calle que aluden a la vida de Eva como trabajadora en la Fundación de Acción Social.

Un cuidadoso trabajo para “resignificar” a Evita, una de las figuras más importantes de la política argentina e internacional del siglo pasado.

Los visitantes se quedan maravillados desde la primera sala en la historia de una mujer que marcó época en un tiempo donde las primeras damas no lograban un rol protagonista.

Trajes, fotografías, objetos, documentación, son solo algunos de los materiales que podrán verse en el museo fruto de donaciones de familiares y amigos de la única ciudadana argentina que posee el título de jefa espiritual de la nación argentina.

Otra de las flamantes salas hace referencia a uno de sus hitos políticos: El discurso de renuncia de Evita como candidata a la vicepresidencia de la nación.
Un video documenta esa jornada histórica de 1951 mientras un salón, de fondo, simula la expectación con la que la ciudadanía siguió su famosa intervención.

Eva Perón falleció con 33 años a consecuencia de un cáncer de cuello de útero después de solo siete de una meteórica vida pública.

Su funeral duró 14 días y a él asistieron dos millones de personas según los registros de la época, uno de los más importantes de Argentina, y precisamente otra de las novedades del museo permite que los visitantes se sumerjan a través de una pantalla curva gigante en esa escena que conmocionó al país.

Amada y odiada a partes iguales, para Santiago Régolo, del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón, la líder justicialista sigue generando “magnetismo en los visitantes” del museo por “su liderazgo, carisma y forma de hacer política”.

Evita es, sin duda, un personaje “único”, “faro” de mujeres, trabajadores y humildes, pero también “disruptivo” para su tiempo a quien la muerte sorprendió antes de tiempo. (EFE) (O)

Visto 232 veces

Modificado por última vez en:

Lo último de: Cristina Terceiro


Publicidad