Cada barrio es una historia, un tesoro dentro de la ciudad

Durante el 2017, reporteros de Diario El Tiempo visitaron semanalmente un sector de la ciudad para investigar de cerca sus necesidades, historias, economía, lograr más cercanía con la ciudadanía y que los moradores de esos barrios tuvieran una ventana para expresarse.
Resumen | Una ventana para mostrar las necesidades de las comunidades y rescatar la memoria

Poco a poco se logró convertir las páginas de Barrio en un espacio para mostrar lo mejor de la gente que vive en los lugares de Cuenca y también reflejar sitios que son íconos para esas zonas y que, además, han transcendido el interés de los habitantes de la ciudad, del país y, en ocasiones, hasta se roban la atención de visitantes internacionales, como es el caso de La Convención del 45 o la Ciudadela Ferroviaria.

Uno de los personajes que marcó tendencia en las redes sociales del diario fue Virgilio Quinde, quien reside en la ciudadela Carlos Crespi y que es un reconocido escultor de la ciudad, pero que también es parte de la historia de ese sector porque donó el busto del patrono de la comunidad, el sacerdote Carlos Crespi.

En este resumen se hizo un compendio de los reportajes barriales que tuvieron más visitas en la página web del diario durante el año. Fue a través de las fotografías y de las historias de su gente cómo se pudo descubrir las maravillas de cada rincón de la ciudad. (EPA) (I) .

Patamarca, un sector que busca el progreso

Cuenca. Los vecinos del sector son parte del tesoro dentro de ese barrio porque aún se dedican al trabajo en la tierra, la cosecha y venta de sus productos. Algunas moradoras son tejedoras de sombreros, otros se dedican a la crianza de animales de granja como cuyes, gallinas, vacas, ovejas para el comercio y el consumo familiar. Es así como Patamarca ha logrado posicionarse como un sector que conserva las tradiciones, pero que a la vez lucha por el progreso. (=)

Nuestra Señora de Fátima y sus personajes y tradiciones

Cuenca. Los principales personajes del barrio son los artesanos, quienes, representados por Manuel Baculima y su esposa Carmen Velesaca, fueron los primeros que se dedicaron a la construcción de castillos, vacas locas, globos y pirotecnia, arte que se mantiene de generación en generación.

Dos de los mantenedores del oficio son Jorge Baculima y Narcisa Quinde, sus creaciones han trascendido fronteras pasando por Perú y representando al país en Austria, en el Festival de Gross St. Floreant. (I)

Los Cerezos, entre lo tradicional y lo moderno

Cuenca. Transitar por el barrio Los Cerezos es reencontrarse con espacios en los que la mano del hombre ha intervenido de manera consciente y eso se refleja en los sembríos, pero, por otra parte, está el progreso que es evidente en el comercio que se ha consolidado y la economía también está en constante crecimiento. Los Cerezos es un barrio cuyo nombre lo adopta de una de las calles del sector, pero su nombre propio es Las Caleras, porque sus primeros pobladores se dedicaban a producir y exportar cal. (I)

Las Chirimoyas está rodeado de encanto natural y comercio

Cuenca. El barrio Las Chirimoyas, perteneciente a la parroquia Huayna Cápac, es el reflejo del paso histórico y la modernidad de Cuenca, según el historiador José Luis Espinoza. De acuerdo con Espinoza, este poblamiento inició a partir de los años 60 y perteneció al sector El Ejido durante la época de la colonia. Relató que es posible que en este barrio hayan existido plantas de chirimoya y capulíes, por lo que lo llamaron de esta manera. Con el pasar de los años, se convirtió en una locación de quintas y fincas dedicadas a la ganadería y la agricultura. (I)

Colinas de Cullca, lugar de maravillas

Cuenca. El barrio Colinas de Cullca está en el norte de la ciudad, pero quizás pocos lo conozcan con ese nombre. En cambio, sí lo llaman ‘Chicha huevona’, que fue el nombre que adoptó porque una de sus habitantes más representativas, la fallecida y recordada Julia Álvarez, se dedicaba a hacer la bebida fermentada que les encantaba a turistas y a cuencanos. En este sector, hay un mirador desde donde se ve toda la ciudad y, aunque poca gente lo conoce o visita, es un sitio magnífico para hacer fotografías y pasar un día diferente. (I)

Carlos Crespi y su constante mejora

Cuenca. La evolución de este sector es evidente, según los moradores y se sienten orgullosos de tener a Virgilio Quinde como vecino. Es un reconocido escultor de Cuenca. Es el autor de la Chola Cuencana que está en la avenida Huayna Cápac, y dentro del barrio su hijo instaló la galería en donde expone y vende las creaciones de su padre. Es un señor de 95 años que considera que está en la mejor etapa de su vida y su trabajo. Cuando tenía 16 años descubrió su amor por el arte, le gustaba trabajar con madera, barro y dibujaba lo que sus amigos le pedían. (I)