Cuenca

Opinión

POR Por: Mauro Narváez Soto |

Laicismo y tradición

Fecha de Publicación: 2012-11-19

Durante la semana anterior los medios de comunicación dieron cuenta del impasse surgido entre la autoridad religiosa católica y ciertos funcionarios públicos, con motivo de la disposición oficial de retirar las imágenes del interior del hospital de la ciudad de Cuenca, que son consideradas sagradas por los creyentes católicos.


Esta disposición, emanada de algún funcionario de la salud, reavivó la ancestral polémica acerca de la relación Iglesia y Estado laico, que se inició a partir de 1789, y sobre el primado de la tradición frente a ciertas disposiciones legales basadas en el nuevo ordenamiento constitucional. Varios columnistas se pronunciaron al respecto.


En nuestro país, con la Revolución Liberal liderada por Alfaro, a inicios del siglo XX, se propició la separación de la Iglesia del Estado, se promovió la libertad de cultos y la praxis de la virtud de la tolerancia hacia otras creencias.


En un Estado laico la Constitución no puede incluir en el preámbulo la mención de una religión específica, pues de lo que se trata es de separar los dos ámbitos, religión y política: dar a Dios lo que es de Dios y dar al César... La Constitución actual no excluye ni privilegia a ninguna creencia religiosa. Al contrario, las protege a las unas frente a las otras. En una sociedad laica cada iglesia debe tratar a las demás como ella misma quiere ser tratada y no como piensa que las otras se merecen. En un Estado laico tienen acogida todas las creencias religiosas en cuanto derecho de quienes las asumen, pero no como un deber que pueda imponerse a nadie. Desde mediados del siglo XX, en nuestra sociedad fueron introduciéndose paulatinamente otras religiones. Al inicio lo hicieron de manera sutil debido a la oposición manifiesta de cierto sector social. Hoy, no existen cortapisas para quienes deseen fundar nuevas religiones o sectas. Éstas últimas suman centenas.  
El laicismo no admite los sectarismos religiosos que pretendan imponer una doctrina religiosa única. Los dogmas religiosos son creencias particulares de cada ciudadano que perdieron su obligatoriedad general, pero ganaron las garantías que brinda la Constitución democrática, igual para todos. El laicismo significa un evidente progreso en la concepción valorativa de los derechos del hombre y del ciudadano.


Lo descrito forma parte del sentido común. Sin embargo no se puede desterrar por decreto ciertas prácticas rituales enmarcadas en una tradición de siglos. Un hospital, si bien es un espacio público, en él se enfrentan contra la muerte seres humanos concretos, pacientes y médicos, en una lucha desigual. La capilla constituía un espacio que brindaba gratificante consuelo espiritual, elevación de miras, sentido de trascendencia, y no pocas veces el bálsamo de la esperanza de la redención y encuentro postrer a los deudos. Según declaraciones oficiales la disposición del retiro de las imágenes sería temporal y existiría el propósito de adecuar, a mediano plazo, un espacio para la reflexión y la oración, que confieran sentido a la finitud existencial y a la incertidumbre de la muerte. Bien por aquello.





COMPARTIR
 
Compártelo en Facebook Añádelo a Twitter Añádelo a Del.icio.us Añádelo en tu Google Añádelo en tu Yahoo

HERRAMIENTAS
 





Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Redes eltiempo.com.ec
   
 

    Síguenos en twitter

 
 

     Míranos en Facebook

 
 

    Nuestro canal en YouTube

 
 

    Escúchanos en SounCloud

 
 

     Míranos en Storify

 
 

     La noticia en Googlemaps

 
 

    Tu blog en nuestra web

   

 

Populares
Encuesta
Suscripciones / eltiempo.com.ec