Cuenca

Opinión

POR Por: Julio Espinoza C. |

Inscripciones en centros educativos

Fecha de Publicación: 2010-06-14

Desde hoy, de acuerdo con disposiciones ministeriales, en los jardines, escuelas y colegios de carácter fiscal, cuyas actividades se sujetan al régimen de Sierra, se inicia el proceso de inscripción y selección del alumnado que debe admitirse en cada centro educativo, para el año lectivo 2010-2011. Se supone que los directivos de cada plantel optarán por admitir a niños y jóvenes, considerando el número de aulas disponibles, áreas recreativas, instalaciones sanitarias, mobiliario, material didáctico y personal docente. La admisión entonces será determinada mediante cupos.


Efectuadas las inscripciones, se procede a la selección de los aspirantes al octavo año de educación básica, en lo que se refiere a los colegios. Luego está previsto el proceso de selección de alumnos, de acuerdo con las mejores calificaciones obtenidas durante los dos últimos años del nivel primario. La admisión por selección cubrirá el 50 por ciento del cupo determinado por las autoridades del colegio; y la diferencia, el otro 50 por ciento, ingresará por la vía del sorteo o del azar.


Una comisión integrada por el rector o rectora, el presidente del Comité de Padres de Familia y el presidente o presidenta del Consejo Estudiantil, intervendrá en la selección por méritos y en el sorteo de quienes no exhibieron los mejores niveles de aprovechamiento. Y aquí se inicia el extenuante camino de los padres de familia en pos de una matrícula.


Con la aplicación de estos procesos, no hay duda de que centenares de jóvenes quedarán al margen del colegio de su preferencia.  Los padres de familia, ¿encontrarán otro plantel para sus hijos que les admita, si ya llevan el estigma de poco aplicados? ¿En otros colegios habrá la apertura y, ante todo, la infraestructura necesaria para que ellos ingresen y prosigan sus estudios?


En los niveles de prebásica y básica (escuelas), asimismo, la imposibilidad de admitir a todos los niños y niñas radica en las mismas deficiencias que afectan a los colegios. Se pregona y se reitera en la publicidad oficial, mencionando la Constitución,  que ningún niño o joven quedará al margen de la educación básica, cuando poco o nada se hace por construir aulas, reponer el mobiliario e instalaciones sanitarias. Si estas deficiencias son comunes en el ámbito urbano, ¿qué puede decirse de las zonas rurales? 

 

 

 





COMPARTIR
 
Compártelo en Facebook Añádelo a Twitter Añádelo a Del.icio.us Añádelo en tu Google Añádelo en tu Yahoo

HERRAMIENTAS
 

Queremos saber tu opinión:

Nombres:

Email:

(No será Publicado).

Comentario:

 





Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Populares
Encuesta
Suscripciones / eltiempo.com.ec