Cuenca

Opinión

POR Por: Manuel Neira C. | manuelignacioneira@hotmail.com

Justicia indígena

Fecha de Publicación: 2010-05-29

La Asamblea Constituyente de 1998 presidida por doctor Osvaldo Hurtado Larrea, al dictar la nueva Constitución, incorporó, a sus preceptos, el derecho de las autoridades de las comunidades aborígenes a ejercer la “justicia indígena”; derecho que la Asamblea Nacional Constituyente de Montecristi lo acogió, primero, y lo insertó, después, en la Constitución del 2008, hoy en vigencia.


No puede menos de mencionarse que esta facultad, en una y otra Constitución, se refiere a “la solución de conflictos internos” de los pueblos indígenas, y condiciona su aplicación a que sus normas y procedimientos, “no sean contrarios a la Constitución de la República, a las leyes y a los derechos humanos”.


Mas, al amparo de ella, y con frecuencia preocupante, se han dado excesos sin nombre. Juzgamientos que vulneran flagrante e impunemente las reglas de convivencia social y el debido proceso, las garantías constitucionales, los derechos humanos, la ley... Imposición de penas proscritas hace mucho de las legislaciones de los pueblos civilizados; secuestros, castigos infamantes, azotes, tortura, muerte en la hoguera...


Dos hechos de barbarie y de violencia de estos días han conmovido la conciencia nacional y han puesto en entredicho, sobre el tapete, la procedencia de la “justicia indígena”. El inhumano juzgamiento y la condena a muerte –conmutada luego por cinco años de trabajos comunitarios- a un campesino de Cotopaxi acusado de homicidio, y el linchamiento e incineración de dos jóvenes de Loreto, provincia de Orellana.


Claramente se advierte que los ensayos de la “justicia indígena”, a más de contrarios a la Constitución y a los derechos humanos, delatan regresión inadmisible a formas de conducta propias de etapas superadas, y menguan la propia identidad cultural de los pueblos aborígenes que se pretendía rescatar.


El problema alienta el debate sobre la conveniencia de mantener la “justicia indígena” o devolver a la Función Judicial el ejercicio, ejercicio exclusivo, pleno, de la potestad jurisdiccional, es decir de administrar justicia, y restablecer, por tanto, el principio de la igualdad de todos los ecuatorianos frente a una misma ley.

 

 

 





COMPARTIR
 
Compártelo en Facebook Añádelo a Twitter Añádelo a Del.icio.us Añádelo en tu Google Añádelo en tu Yahoo

HERRAMIENTAS
 





Agenda por las Fiestas de Cuenca
Agenda por las Fiestas de Cuenca
CANDIDATAS 2014
CANDIDATAS 2014
Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Redes eltiempo.com.ec
   
 

    Síguenos en twitter

 
 

     Míranos en Facebook

 
 

    Nuestro canal en YouTube

 
 

    Escúchanos en SounCloud

 
 

     Míranos en Storify

 
 

     La noticia en Googlemaps

 
 

    Tu blog en nuestra web

   

 

Populares
Encuesta
Suscripciones / eltiempo.com.ec