Cuenca

El cantado, sello de identidad y tradición de los cuencanos

Varios jóvenes de la Universidad del Azuay manifiestan que el cantado cuencano es el orgullo morlaco. Diego Cáceres | EL TIEMPO

“Habla mi cholo, a los tiempazos que te dejas ver. Si oye, es que vos sabes el camello y las guaguas ya quitan la bola de tiempo. Y cuando nos vamos a farrear. Ahorita, no, chendo, yo te llamo para darle al goce...”

Fecha de Publicación: 2010-11-03 00:00

Este diálogo entre Eduardo y David es una muestra de la tradición oral que emplean muchos cuencanos al entablar una conversación cotidiana, en la cual no puede faltar el popular cantadito, que simboliza el timbre de identificación de los morlacos.


Varios ciudadanos coinciden que no se puede negar la identidad cuencana reflejada en su manera de hablar, ya que se vuelve única y representativa, más aún cuando se combina con su particular entonación.


 “Sólo un cuencano entiende a otro cuencano y más cuando se lo escucha hablar en televisión o en la radio, ese es el momento para darnos cuenta que nuestro dialecto se torna inconfundible”, comenta Lorena Mora, una ciudadana que siente orgullo por su identidad oral y que no necesita clases de idioma para comunicarse mejor. Con el tiempo se incrementaron los  dichos y términos, mientras que otros fueron desapareciendo, y aunque éstos no hayan sido registrados en la Real Academia de la Lengua, las generaciones morlacas se encargaron de almacenarlas en su archivo coloquial.
 
 Frases y dichos populares
Hay quienes todavía utilizan frases como Me fui de Herodes a Pilatos, dejaraste ver o haura siii se armó la del San Quintín. Dichos que suelen escucharse en las conversaciones de los adultos y escasas veces en los jóvenes.


La entonación o el llamado cantado cuencano junto con los modismos, forman parte de la reliquia lingüística de la ciudad, que con el paso del tiempo se ha incrementado en las frases y los diálogos sobre todo de los jóvenes. En las escuelas, los colegios, mercados, entidades municipales, locales comerciales, universidades, entre otros sectores es común escuchar términos como: bueno fuera, es un cuy de vivo, a cómo las papas, me hice la foca, que caldo, tengo la bola de novias, hecho cera, está garísima, entre otros. Hay quienes dicen estar orgullosos de su dialecto, pues forma parte de la idiosincrasia cuencana y de una tradición que se lleva en el alma. (JOA)

 

Cuenca.

 

 

 

Siguiente



 

 






Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Mapa de crímenes en Cuenca 2014
Redes eltiempo.com.ec
   
 

    Síguenos en twitter

 
 

     Míranos en Facebook

 
 

    Nuestro canal en YouTube

 
 

    Escúchanos en SounCloud

 
 

     Míranos en Storify

 
 

     La noticia en Googlemaps

 
 

    Tu blog en nuestra web

   

 

Populares
Encuesta
Suscripciones / eltiempo.com.ec