Cuenca

Obama apela a la reconciliación

El presidente Barack Obama durante el dicurso que pronuncioó desde el Gran Teatro de La Habana. EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dirigió ayer al pueblo cubano con un valiente y abarcador discurso en el que apeló a la reconciliación de Cuba y EE.UU. y de los cubanos de dentro y fuera de la isla, y en el que defendió la democracia como el mejor sistema para mejorar la vida de los ciudadanos.

Fecha de Publicación: 2016-03-23 00:00



Desde el Gran Teatro de La Habana, retransmitido en directo por la televisión y radio de Cuba, el presidente de Estados Unidos proclamó en español: “Creo en el pueblo cubano” y “El futuro de Cuba debe estar en manos de los cubanos”, dos frases que dejan clara la intención de su histórica visita al país y de su nueva política hacia la isla.


El presidente de EE.UU. señaló al Gobierno cubano que “no debe temer las voces diferentes del pueblo cubano” o a su posibilidad de “reunirse, hablar o votar”.


En un mensaje en el que se dirigió directamente al presidente Raúl Castro, presente en la sala señaló: “Usted no debe temer una nueva amenaza de EE.UU. y, por su compromiso con la soberanía y la autodeterminación, tampoco debe temer las voces diferentes del pueblo cubano”.


“Los ideales que son el punto inicial de cualquier Revolución, ya sea en EE.UU. o en Cuba,o el movimiento de liberación en todo el mundo, tienen la expresión real en la democracia”, aseveró Obama en su mensaje al pueblo cubano que se siguió atentamente desde muchos hogares de la isla.
Dentro de su alegato por la democracia también hizo autocrítica y admitió “fallas” en el ejercicio de algunos derechos fundamentales en EE.UU.,

como desigualdades sociales, discriminación racial y la pena de muerte, aunque aseveró que el debate sobre estas cuestiones que permite la democracia “es saludable”.


Minutos antes de reunirse en la embajada estadounidense con disidentes y representantes de la sociedad civil, Obama señaló que un país que garantice el estado de derecho no debería permitir “detenciones arbitrarias” entre aquellos que ejercen sus derechos “a expresar lo que piensan, organizarse, criticar a su Gobierno o manifestarse pacíficamente”, en alusión a los casos de represión en la isla.


“Y los votantes deberían poder elegir su Gobierno con elecciones libres y democráticas”, precisó. También hubo numerosas menciones al exilio cubano.
Cubanos de la isla y de Florida comparten también su afición por el béisbol, bailan salsa, comen ropa vieja, cantan Celia Cruz o Gloria Estefan, y ahora, a las nuevas generaciones, les gusta el reguetón y Pitbull, resumió Obama.


El Presidente estadounidense, que cerró ayer una histórica visita a Cuba, donde llegó el pasado domingo “para dejar atrás los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas” y “tender una mano de la amistad al pueblo cubano”.


Recordó que su decisión de restablecer lazos diplomáticos con Cuba se asienta en que la “política de aislamiento” de EE.UU. hacia la isla por medio siglo “no funcionó”.


Sobre el embargo que pesa sobre la isla desde 1962, aseguró que “es hora” de que el Congreso levante esa política. 

 Disidentes

El presidente Obama, elogió ayer el coraje de la disidencia cubana, con cuyos representantes y otros activistas se reunió al cierre de su visita a Cuba, marcada por su insistencia en que el régimen de Raúl Castro debe hacer más por el respeto de los Derechos Humanos.
“Todas las personas alrededor de esta mesa han demostrado un coraje extraordinario”, enfatizó Obama en la reunión en la embajada estadounidense en La Habana y a la que asistieron 13 opositores y críticos con el Gobierno cubano.


Poco después, en una entrevista con el canal ESPN, Obama detalló que en la reunión prometió a los disidentes que seguirá denunciando “decididamente” las violaciones de derechos en Cuba, pero que continuar con la política de aislamiento dificultará cualquier cambio en la isla. (I) 

 

La Habana, EFE.