Cuenca

Wolfsburgo, regalo para el Real Madrid; Barcelona-Atlético, duelo fratricida

Foto: Cortesía

El Real Madrid y el Bayern Múnich fueron los más afortunados del sorteo de los cuartos de final de la Liga de Campeones

Fecha de Publicación: 2016-03-18 09:00

Se enfrentarán al Wolfsburgo y al Benfica, respectivamente, para disfrutar de un regalo que no tendrán el Barcelona y el Atlético, protagonistas del duelo fratricida de la antepenúltima ronda de la competición.

 

Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del conjunto blanco presente en el sorteo celebrado en Nyon, podrá estar satisfecho por la eliminatoria que tendrá que afrontar su equipo. De todos los supervivientes, Benfica y Wolfsburgo eran los que todos deseaban y el Real Madrid fue uno de los clubes agraciados.

 

Sin embargo, el ex jugador blanco se mostró escéptico a la hora de analizar el emparejamiento. Fue claro: "la palabra 'favorito' es muy peligrosa", dijo. Y no le falta razón. Aunque el Wolfsburgo jugará por primera vez los cuartos de final de la competición, no deja de ser un equipo alemán con una calidad enorme.

 

Históricamente, al Real Madrid no se le han dado bien los clubes germanos. En torneo a doble partido, los alemanes, junto con los italianos, son los que más veces han eliminado a los blancos. Hasta en ocho ocasiones a lo largo de los años han sido apeados de competiciones europeas por equipos de esos países.

 

Ahora se tendrá que ver las caras ante una entidad presidida por un español, Francisco Javier García, con Dieter Hecking en el banquillo y con el grupo Volkswagen detrás. En 2009 ganó la Bundesliga y desde entonces se mantiene arriba en el torneo alemán. Esta temporada, sin embargo, ha sufrido un pequeño bajón y marcha octavo en la Bundesliga.

 

Con nombres importantes como Julian Draxler, 9 tantos en todas las competiciones esta temporada gracias a su desequilibrio y calidad, o André Schürrle, el hombre que asistió a Götze para ganar el Mundial de Brasil, el Real Madrid tendrá que tener todas las alarmas encendidas. También brillan Luiz Gustavo, mediocentro titular de Brasil, o Dante, un central rocoso y duro. Regalo envenenado para el Madrid.

 

Pero esa no será la eliminatoria más dura ni la más atractiva. Los focos de los cuartos de final apuntarán al Barcelona-Atlético de Madrid, un encontronazo superlativa entre dos conceptos futbolísticos contrarios.

 

El mejor ataque se enfrentará a la mejor defensa y el equipo de Luis Enrique tiene a la vista su mayor reto del curso. Y, los antecedentes, no son malos para él: desde que llegó al banquillo azulgrana, en Copa, empató un partido y ganó otro. En Liga, ganó los cuatro. La historia de enfrentamientos particulares, está con el asturiano.

 

Los hombres de Diego Simeone tendrán a favor el recuerdo de los cuartos de final de la campaña 2013/14, en los que eliminó al Barcelona para llegar a una final que después perdió ante el Real Madrid. Arda Turan, ahora en el Barcelona y en aquellos días en el Atlético, podría volver a jugar ante sus ex compañeros. Una sanción lo impidió en Liga y ahora tendrá la oportunidad de recordar buenos tiempos.

 

Luis Enrique y Simeone pondrán toda la carne en el asador por seguir adelante en la competición. El primero intentará ganar con el mejor juego de Europa, con nombres que asustan (Neymar, Messi, Luis Suárez, Busquets, Iniesta) y con una racha inacabable de partidos sin perder. Enfrente, tendrá al rival más duro. El argentino es el máximo exponente de la competitividad y no dará nada por perdido, como siempre.

 

En el Allianz Arena, el Bayern Múnich comenzará su eliminatoria con más tranquilidad que la que vivió contra el Juventus. Menos de 24 horas después de la queja de la presidente del Consejo Directivo del conjunto bávaro, Karl Heinz Rummenigge, que pidió un sistema de sorteo más benévolo para los grandes y evitar enfrentamientos directos, Gianluca Zambrotta sacó la bola del Benfica.

 

El club portugués era el más deseado. Tal vez más que el Wolfsburgo, con mucha más capacidad para hacer daño. Aunque lidera la Liga de Portugal por delante del Sporting y del Oporto, está medio escalón por debajo del cuadro alemán.

 

Aún así, nombres como los del argentino Nicolás Gaitán o viejos conocidos de la liga española como el mexicano Raúl Jiménez y Sílvio (Atlético de Madrid), Eliseu (Málaga), Pizzi (Espanyol), Jonas (Valencia) o Lisandro López (Getafe), intentarán plantar cara al equipo de Guardiola, que antes de irse al City quiere despedirse con un título de renombre y que daría por concluida con éxito su etapa en el Bayern.

 

Cierran los cuartos de final el París Saint Germain-Manchester City, la eliminatoria del dinero. Ambos clubes se han hecho un nombre en los últimos años a base de dólares que, de momento, no han dado el éxito absoluto a ninguno.

 

Los ingleses, llegan por primera vez a los cuartos de final y los franceses aspiran a igualar el récord de 1992, cuando llegaron a las semifinales y fueron eliminados por el Juventus. Manuel Pellegrini y Laurent Blanc quieren sueñan con un título para el que, de momento, no son favoritos. EFE