Cuenca

Costumbres que se han perdido en Semana Santa

Actualmente durante la Semana Santa en lugar del manto se iluminan los altares con luz, color morado. EL TIEMPO

1 de 3

      Anterior Siguiente

Anteriormente, durante los días previos a la Semana Santa, en los altares de los templos y las iglesias se cubrían los santos con mantos de color morado, esto como acto de conmemoración de la muerte de Jesús. Actualmente esta costumbre casi se ha extinguido.

Fecha de Publicación: 2016-03-17 00:00


De lo que recuerda Esteban Pacurucu, seglar de la Comunidad Dominicana de Cuenca, hace varios años, en todos los templos e iglesias se colocaban mantos o cortinajes, por ser la Cuaresma, el tiempo de meditación, reflexión y de hondo pensar.


Recuerda que desde el Miércoles de Ceniza hasta el Viernes Santo, la meditación era constante, las emisoras dejaban de transmitir su usual programación desde el Domingo de Ramos y toda la Semana Mayor, la música profana se suplió por la música clásica, principalmente la sacra.
Otra de las cosas que se evitaba en esta semana, era comer carne por los días de precepto, como en el caso del Miércoles de Ceniza, en el que se promueve ayuno y abstinencia.


Aunque hasta ahora se mantiene la tradición todos los viernes de la Cuaresma, ya no se práctica estrictamente como antes.
Recalcó que en su caso, mantiene la costumbre de los viernes, evitar de comer carne, sustituyéndolo por el pescado. En el caso de Santo Domingo, por la falta de material, ya no se colocan los mantos y cortinas.

 Iglesia
Bolívar Piedra, administrador Diocesano de la Arquidiócesis de Cuenca, manifestó que anteriormente la colocación de los mantos, color morado, se utilizaban desde el Miércoles de Ceniza y permanecían colocadas durante la Cuaresma.
En las iglesias se empleaban velos o telones en todas las imágenes como signo de penitencia, preparación y conversión; la preparación para la Pascua y un signo de estar en duelo.


El Sábado Santo se retiraba los velos y en lugar del morado se usa el color blanco, color que representa  fiesta. Si bien hoy no se mantiene la costumbre de colocar las telas, el ornamento morado en las iglesias se mantiene hasta el Miércoles Santo. Incluso en el recorrido de las 14 estaciones, cada parada se decora con el color morado.
A decir de Piedra, este cambio responde a la renovación del Concilio Vaticano II, y que  por ello en la actualidad algunas iglesias se decoran, con los matos morados, en menor medida.


 Costumbre
Francisco Calle, párroco de San Blas, indicó que la costumbre de cubrir las imágenes no se ha perdido. "Esto se hace el Jueves Santo" como conmemoración de los momentos previos a la pasión de Cristo.
Es el símbolo de la penitencia, oración y contemplación, donde ninguna de las imágenes puede estar descubierta, algo que no solo ocurre en la ciudad, sino en todo el mundo.

 Jueves Santo
El Jueves Santo inicia con el Triduo Pascual y la bendición del Crisma, donde todos los sacerdotes renuevan sus votos. Quien celebrará la liturgia especial del Jueves Santo, ante la ausencia del arzobispo de la ciudad, estará a cargo de Néstor Herrera, obispo de Machala.
En la noche se efectuará la renovación de las promesas bautismales, a cargo de los sacerdotes de la ciudad y la visita a las siete iglesias. El santísimo permanecerá expuesto hasta medianoche. (FCS) (F)

 

Cuenca.