Cuenca

Molinos de la Nueve, tradición en Cuenca

Vicente Chitacapa (i), propietario del local Molinos de la Nueve, mientras trabaja. El Tiempo

1 de 2

      Anterior Siguiente

En medio del correcorre en los alrededores del mercado Nueve de Octubre se mantiene uno de los pocos locales de molinos artesanales de granos en la ciudad. Aquí se regresa al pasado, a la época en que se llevaban los granos para obtener harina y elaborar los alimentos.

Fecha de Publicación: 2016-03-14 00:00

A pocos metros de la intersección de las calles Pío Bravo y Hermano Miguel funciona el local Molinos de la Nueve, que antes estaba ubicado en la calle Mariano Cueva entre Gaspar Sangurima y Vega Muñoz. Este sitio aún conserva el servicio que va desapareciendo con el paso de los años.
El ingreso se caracteriza por una cubierta azul y un pequeño letrero de metal con el nombre y datos del local. En su interior las paredes son de ladrillo y el piso de cemento, donde están las máquinas para moler los granos de maíz, choclo, cebada y café, según la necesidad del cliente.

 Oficio

Desde hace aproximadamente 20 años los molinos están a cargo de Vicente Chitacapa, de 48 años, quien aprendió y heredó el oficio de su suegro, Miguel Sinchi, quien ya falleció.


Chitacapa manifestó que hace 50 o 60 años no era fácil acceder a la tecnología como ahora, por lo que las personas de diferentes sectores de la ciudad, especialmente de las parroquias rurales, llevaban sus granos a los molinos artesanales para obtener la harina.


Recordó que hace 15 años en la Nueve de Octubre existían tres locales y otro en San Francisco que poco a poco cerraron porque sus propietarios fallecieron y sus familias prefirieron dedicarse a otro negocio o vender las máquinas.

 Proceso

El funcionamiento de los molinos depende de un motor eléctrico, eje central, poleas y bandas. Desde una canasta los granos caen a la tolva e ingresan por una canaleta al molino constituido por una piedra fija y otra en movimiento que trituran los granos.
Al final se obtiene la harina fina o gruesa, dependiendo del tipo de alimento que vayan a preparar los clientes, como tortillas, morocho, timbulos, quimbolitos y otras que se preparan con harina y que son tradicionales del Azuay.


El proceso no demora mucho, explicó Chitacapa, y el costo tampoco es alto. Por ejemplo, para moler un quintal de maíz se necesita aproximadamente 25 minutos a un costo de cinco dólares.

 Importancia

Descansando en una silla de madera, Elvia Jerves, del sector Virgen de Fátima, espera que terminen de moler el maíz con el que preparará los timbulos que llevará a sus familiares en los Estados Unidos.


Manifestó que años atrás las personas acudían a los locales de molinos para obtener la harina para sus alimentos, pero ha pasado el tiempo y son pocos los locales que existen y, en el caso del Centro Histórico de Cuenca, sólo se mantiene el de la Nueve de Octubre.


Por su parte, Celia Sigüencia, del sector de Ricaurte, recordó que desde niña acompañaba a sus padres a dejar los granos en los molinos artesanales, ahora sigue utilizando este servicio como una costumbre.


Los Molinos de la Nueve son parte de la historia de Cuenca, donde cientos de personas han llevado durante años sus granos a moler. En este lugar ubicado en una de las zonas de mayor comercio de la ciudad los molinos se niegan a desaparecer.

(BPR) (F)

Cuenca.

 






*
*
Donaciones tras el terremoto Ecuador
Donaciones tras el terremoto Ecuador
Mapa de homicidios en Cuenca 2016
Mapa de homicidios en Cuenca 2016
Redes eltiempo.com.ec
   
 

    Síguenos en twitter

 
 

     Míranos en Facebook

 
 

    Nuestro canal en YouTube

 
 

    Escúchanos en SounCloud

 
 

     Míranos en Storify

 
 

     La noticia en Googlemaps

 
 

    Tu blog en nuestra web

   

 

Populares
Encuesta
Suscripciones / eltiempo.com.ec