Cuenca

Derrumbes afectan servicio de agua

El caudal de los ríos de Cuenca se incrementó considerablemente debido a las lluvias que soportó la ciudad.

1 de 2

      Anterior Siguiente

Derrumbes en las fuentes de captación de agua, fue la causa para que la Planta de Tratamiento de Agua Potable de Tixán detenga su producción el jueves a las 00:30, lo que generó que un amplio sector de la ciudad se quede ayer sin el servicio básico.

Fecha de Publicación: 2016-03-11 00:00

La planta de Tixán produce alrededor del 45 por ciento de agua que se consume en la ciudad, especialmente en el sector norte, por ello la falta de servicio afectó a Ricaurte, Milchichig, Parque Industrial y parcialmente en los sectores de Miraflores, Monay, Baguanchi, Totoracocha y Challuabamba.


Alrededor de las 15:30 la planta retomó sus actividades y, luego de los procesos respectivos empezó a generar el líquido vital, por lo que en horas de la noche se fue normalizando la dotación de agua a los diferentes sectores afectados.  Mientras el servicio se restablecía, tanqueros de ETAPA entregaban agua en barrios de la parroquia Ricaurte.
 
 Problema

De acuerdo a Juan Diego Espinoza, jefe de la planta de Tixán, la fuerte lluvia que cayó en las zonas altas el pasado miércoles ocasionó los derrumbes que afectaron las fuentes de captación. 


"Alrededor de las 23:00 del miércoles empezó a llegar agua turbia a la planta, luego de ello recibimos la llamada de Elecaustro indicando que por precaución paraban la generación de energía, ya que la turbidez del agua podría afectar a sus turbinas, en tal virtud, no contábamos con suministro de agua", indicó Espinoza.  


Elecaustro capta el agua a través de las represas El Labrado y Chanlud, en la zona alta, para alimentar primero a la Central Hidroeléctrica Saucay y posteriormente a Saymirín, luego esta agua turbinada va a través de un canal hacia la planta de tratamiento de Tixán para su potabilización y distribución.


Debido a la turbiedad del agua, era imposible tratarla, por ello se intentó captar el agua directamente desde el río Machángara.  "Normalmente se capta el agua del río cuando se da mantenimiento al canal, para ello el caudal del río no debe sobrepasar los 10 metros cúbicos por segundo, pero la madrugada de ayer marcaba 30 metros cúbicos por segundo, lo que representa una turbiedad muy alta", indicó Espinoza.
Ante esta situación, a las 00:30 de ayer se tomó la decisión de parar el tratamiento del agua por seguridad y se abrieron los tanques de reserva de la planta, pero su contenido se vació en las primeras horas de la mañana, cuando empezó el consumo ciudadano.

 Turbiedad
El agua que ingresa a la planta es sometida por los técnicos de ETAPA a un examen para determinar los niveles de turbiedad, el cual se denomina NTU, Unidades Nefilométricas de Turbiedad.


Para que el agua sea tratada debe tener entre 1.000 y 2.000 NTU por metro cúbico, dependiendo de la cantidad de producción, una cifra superior hace imposible su tratamiento.

  
"El miércoles a las 23:30 registramos 5.000 NTU y la cifra ascendió hasta los 9.000 NTU las siguientes horas, por lo que prácticamente fue imposible tratar el agua, ya que el líquido vital perdería la calidad que caracteriza al agua cuencana, sino que se pondría en riesgo el normal funcionamiento de la planta", comentó Espinoza.


Durante la mañana, los técnicos efectuaron pruebas periódicas para conocer el nivel de turbiedad, el cual descendía con el transcurrir de las horas.  A las 12:00 se efectúo una nueva prueba que registró una cifra menor a los 2.000 NTU, por lo que ya se preparaban para reiniciar el tratamiento del agua, el mismo que se retomó alrededor de las 15:30 y el sumninistro empezó a normalizarse.  (MNB) (I)
 

Taponamiento de quebrada inunda viviendas
Cuenca.  Un grupo de moradores del barrio Burgos, en el sector de Molinopamba, Ricaurte, despertaron ayer con una gran sorpresa: La pequeña quebrada conocida como Yupana creció de forma desmedida producto de las lluvias,  que arrastraron material que taponó las alcantarillas y ocasionó que varias viviendas terminen afectadas por el agua acumulada.


María Dután, moradora del sector, indicó que alrededor de las 06:00 el nivel del agua empezó a subir por lo que llamaron al ECU-911.  "El agua subió muy rápido, tapó el ingreso a las casas y nos asustamos por eso se llamó por ayuda", comentó.
Personal y maquinaria de la Prefectura del acudieron al lugar y abrieron una zanja en la carretera para desfogar el agua acumulada, para ello rompieron la calzada.


Ana Lucía García, directora de mantenimiento vial de la Prefectura, indicó que las lluvias que soportó el sector incrementaron el nivel de la quebrada por lo que ocurrió el taponamiento de una tubería situada bajo la carretera en el sector de Molinopamba.
"Una vez que el agua desfogue se analizará qué tipo de trabajo se efectuará, primero para asegurarnos que no ocurra nuevamente el taponamiento y posterior a ello la recuperación de la calzada, la cual se rompió para el desfogue del agua", comentó García. 

 

Cuenca.