Cuenca

Confesiones del “Rambo” de Yanuncay

Valexor Valverde levanta sus manos en señal de victoria frente a la vida . Armando Suquisupa | El Tiempo

1 de 3

      Anterior Siguiente

"Lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar a lo fuerte, y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios para glorificarse", es la frase bíblica que inspira a Valexor Valverde, de 49 años, más conocido como "Rambo" cuya vida está marcada por transgresiones a la ley, que lo ha llevado a ser catalogado como un hombre peligroso.

Fecha de Publicación: 2016-02-27 00:00



Su vida transcurre en la avenida Loja, entre la iglesia Virgen de Fátima y el arco de Yanuncay. Por su amplio historial policial la gente que lo ve en la calle prefiere cambiar de vereda  para no encontrarse de frente con el temido "Rambo criollo".


Se considera un hombre rebelde y resentido con la sociedad, porque desde niño tuvo que enfrentar a la vida abriéndose paso a la fuerza, para no ser humillado.


Su vida es ahora distinta, aunque recorre las calles con sus amigos, atrás quedaron los actos violentos y prefiere que las personas, especialmente los niños, lo vean como un ejemplo a no seguir, ya que asegura que el camino fácil no lleva a ningún lado.

 Sobrevivencia
Las polvorientas calles secundarias del barrio son los espacios donde "Rambo" se reúne con sus amigos para platicar sobre la vida.
Con amabilidad invita a formar parte del grupo, para contar que cuando tuvo nueve años se enteró que la mujer que le crió no era su madre, situación que le marcó su vida y desde aquel día dejó de llamarle mamá, para decirle "Maomita" o "Ma", como una forma de expresar el cariño y el respeto que le tenía, por haberle acogido para criarle como si fuera su hijo, en una antigua casa de adobe ubicada cerca del arco de Yanuncay, que un día fue derribada por un bus de la Cooperativa Azuay.


Recordó que desde que aprendió a leer se inclinó por la lectura de las historietas de los superhéroes, tales como: Kalimán, Batman, Memín y la series de las revistas Lágrimas y Risas, que relataba la vida de un personaje llamado Fabián Roca, quien fue sentenciado a prisión sin haber cometido ningún delito.

 Personaje
Según relata, desde niño le gustaba el rock, vestir con casacas piloto, zapatos de montaña y llevar el pelo largo, sin saber que con el paso de los años esas preferencias le darían el sobrenombre de "Rambo" por el parecido físico que tiene con el actor Sylvester Stallone, protagonista de las películas de Rambo.


Al recordar sobre los inicios de su sobrenombre se pone de pie para relatar que su amigo, el fotógrafo Georke García, un día le dijo ándate al cine para que veas a película Rambo. Contó que cuando vio al protagonista se emocionó y exclamó ¡ése soy yo!, momento que le sirvió para levantar su ego y salir del cine sacando pecho.

 Actitud
Valverde dice no sentir vergüenza de su vida, a pesar de que es tildado de avezado delincuente, ahora se lo puede observar en una actitud más tranquila por las calles de sus barrio.
Entre las anécdotas cuenta que a los 16 años un amigo le tatuó en el brazo izquierdo un trébol de cuatro hojas, para que tenga suerte en sus andanzas.


"Rambo" asegura que nunca hirió a nadie, aunque no niega que participó en algunas peleas en la calle.
Relató que en muchas ocasiones le tocó enfrentarse a golpes con ciudadanos que reaccionaban al sentirse amenazados, pero como era atlético y fornido, sus rivales siempre corrían, y con ello su fama de "Rambo " ascendía.


Con humor recuerda sus anécdotas que muchas veces le costaron ir a la cárcel, entre ellas menciona que deseaba unas gafas de marca para dar relace a su personalidad de "Rambo" hasta que un día un policía se le acercó para detenerlo en el puente del río Yanuncay, luciendo unas lujosas gafas Ray Ban, filo dorado.


Con movimientos de su cuerpo escenifica cómo le arranchó las gafas y para no dejarse capturar, recordó que retrocedía hacia el río que estaba caudaloso y cuando estuvo al borde se lanzó de espalda, dejándole sin reacción al policía.
Con una amplia sonrisa relató que luego de salir del agua corrió a la casa para cambiarse de ropa y luego regresó puesto las gafas, para ver cómo los bomberos rastreaban el río, pensando que fue arrastrado por la corriente.


También recordó que usaba un palo para detener el tránsito vehicular y pedir dinero. "Yo era el peaje del puente" exclamó con una carcajada.

 Prisión
Ahora con cierto arrepentimiento relata lo que ha hecho en su vida, a pesar de que fue nueve veces sentenciado a prisión y tener en su contra centenares de detenciones por hurto y alterar el orden público, asegura que nunca dañó a nadie.


Dijo que su primera captura fue en 1984, durante un concierto de Los Iracundos en el coliseo, dijo que cuando le llevaron a la celda no se dejó cortar la cabellera y que prefirió ir a dormir en el "infiernillo" para que su pinta de "Rambo" no se afecte. "Era el goce, los policías decían a sus superiores que el Rambo no se quiere dejar cortar el pelo", expresó.

 Ejemplo

Sostiene que nadie es malo, sino que todo depende de cómo le mire la gente. Considera que su vida sirve de ejemplo para la sociedad, en especial para los niños, porque cuando un padre que camina de la mano de su hijo por el barrio Fátima puede decirle apuntándole con el dedo, estudia, supérate para que nos seas como el "Rambo".


Dice que ahora la delincuencia ya no es su opción de vida, porque desde que perdió a su "Ma" le vienen los recuerdos, cuando le veía que antes de ir al mercado a vender verduras salía al patio de la casa y levantando la mano al cielo pedía a Dios protección para él.


La prueba de su cambio de forma de vida dice que es la libertad que ahora tiene para caminar por las calles sin temor a ser detenido.


Los años han pasado, "Rambo" ya no es el mismo, su ajetreado estilo de vida le ha pasado factura y poco a poco su imagen temeraria va comabiando hacia lo que él desea, convertirse en un ejemplo de que los errores del pasado pueden quedar atrás y retomar un nuevo camino, alejado de los vicios. (ASQ) (I) 

 

Cuenca.

 






Revista LA PLUMA Nº 541
Revista LA PLUMA Nº 541
*
*
Donaciones tras el terremoto Ecuador
Donaciones tras el terremoto Ecuador
Mapa de homicidios en Cuenca 2016
Mapa de homicidios en Cuenca 2016
Redes eltiempo.com.ec
   
 

    Síguenos en twitter

 
 

     Míranos en Facebook

 
 

    Nuestro canal en YouTube

 
 

    Escúchanos en SounCloud

 
 

     Míranos en Storify

 
 

     La noticia en Googlemaps

 
 

    Tu blog en nuestra web

   

 

Populares
Encuesta
Suscripciones / eltiempo.com.ec