Cuenca

Un día para recordar las historias de amor

Belén Martínez recibe un presente de su esposo Carlos Ávalos, con motivo de San Valentín. Franklin Minchala | El Tiempo

1 de 2

      Anterior Siguiente

Historias de motocicletas, viajes, ilusiones y perseverancia muestran el lado romántico y sensible de la vida en pareja, muchas de ellas que hoy compartirán un año más el Día del Amor, y otras que por primera vez celebrarán esta fecha especial como una familia.

Fecha de Publicación: 2016-02-14 00:00

Cuenca almacena entre sus calles numerosas anécdotas de quienes encontraron el amor hace algunos años o de quienes se estrenan en una nueva etapa de la vida: El matrimonio.


Es el caso de Jorge Paredes y Celia Pacheco, sus votos frente al altar sellaron el inicio de su hogar hace 46 años. Al recordar vivencias de antaño, desprenden sonrisas y afianzan el cariño construido.

 Historias
Los “eternos enamorados” que viven en Monay, relatan con nostalgia innumerables historias cargadas de dificultades y alegría, mientras sus dedos repasan fotografías a blanco y negro celosamente guardadas en un álbum familiar.


La imagen de esta singular pareja cuencana reposa en una sala repleta de obras pintadas sobre lienzo, mientras Jorge dramatiza con picardía su paso por las barracas militares recordando los nueve meses de ausencia que no desgastaron una relación de enamorados creada para durar.
Celia, vivió su juventud en Milagro y visitaba regularmente Cuenca, esto la reencontró con el amor que la llevaría tiempo después al altar. “Nos casamos en Milagro, de milagro”, cuenta el hombre, quien dedicó su vida al arte de la joyería pero no pudo con el clima cálido del litoral. Se establecieron en Cuenca y desde entonces abrigan en su hogar a una familia creciente en número.

 Cambio
El artista de espíritu libre y amante de las motos, recuerda sus largos paseos en caravana. Reconoce que el amor por su familia y a la apacible mujer que lo ha acompañado en una aventura más emocionante, la vida, le hizo abandonar el alcohol hace 15 años.
Hoy con energía desbordante juegan con sus nietos y disfrutan de la paz que la comprensión, la fe y el amor les ha regalado.

 Perseverancia

En otro extremo de la ciudad, en San Pedro, una puerta se abre y Carlos Ávalos, un joven de acento costeño conversa con Belén Martínez, una cuencana de quien se enamoró hace poco.


Su historia empezó cuando Carlos, oriundo de Guayaquil conoció a Belén en Quito durante una preparación laboral de seis meses en una entidad bancaria establecida en Ecuador. “Cuando nuestro curso terminó fue difícil dejarla ir”, comenta el esposo, mientras recibe una sonrisa cómplice de su compañera de vida.


Juntos sabían que la distancia jugaría un papel importante en el amor que habían iniciado, pero no sería una barrera que los obligue a rendirse. Con el apoyo de amigos, el joven enamorado se ingeniaba formas para visitar Cuenca regularmente, se comprometieron y el día llegó.
Orgullosamente celebran dos meses de matrimonio y hoy su primer San Valentín como esposos. A pesar de su juventud están conscientes de la decisión tomada, el separarse de la familia, compartir costumbres diferentes y el anhelo de formar una familia donde prime el respeto, la tolerancia y el amor.

 Celebración
Hoy varios comercios de la ciudad abrirán sus puertas a la ciudadanía con una gran variedad de detalles entre rosas y obsequios.
De la misma forma se prevé una elevada afluencia de personas a las salas de cine y las plazas de la ciudad, que hoy contará con un ambiente festivo.

(RET) (I) 

Cuenca.